“Ace in the hole” (“El gran carnaval”) y el caballo de Nietzsche

En pleno siglo XIX, Nietzsche sentó las bases de una tormenta que sacudiría el siglo XX con su visión del potencial del hombre para alcanzar la condición del “animal de presa, un hombre exento de culpa, de remordimiento inconcebible, con la mirada fija en su objetivo y unívocamente guiado por una inalienable voluntad de poder. Muchas son las formas cómo el arte ha ensayado, consciente o no, la figura de este “animal” que no necesitó del pensador alemán para hacerse realidad, pero que encontró en él su más perfecto valedor ideológico, hasta convertirlo, durante décadas, en un peligroso referente para el mundo occidental.

Nos hemos ido a buscarle, pero no en sus ubicaciones más tópicas, lejos del imaginario nazi o similar. Proponemos ensayarlo en la fascinante figura de Charles Tatum, el ambicioso e insaciable periodista que creara Billy Wilder en 1951 para su película “Ace in the hole“. Un hombre capaz de cualquier cosa para lograr el éxito, y por cuyas motivaciones nos preguntamos a través del análisis de las imágenes.
Lo que os proponemos es un viaje analítico que nos llevará a lo largo del metraje de la película, luego renombrada como “El gran carnaval“, que nos servirá para ilustrar, reflexionar y situar la figura del “animal de presa“, pero también para pensar los vicios de la prensa e incluso de la política. Con el personaje de Tatum, al que diera vida Kirk Douglas, ensayaremos la lógica animal por las propias palabras de Nietzsche, así como la sorprendente emergecia y gestión de la culpa, a través de la teoría freudiana.

Hoy, aunque disfrazado bajo otras formas, el “animal de presa” sigue fascinándonos, quizás porque algo de él reverbera en nuestro interior, revolviéndose, recordándonos lo que somos, o lo que podríamos ser, solicitando el desenjaule. Descubramos cómo esta película con más de 60 años de historia nos devuelve con acierto el semblante auténtico del animal que nos amenaza como civilización, el perfil mismo de la voluntad de poder, pero también sus riesgos irrefrenables tanto para el propio “animal”, como para todos los que se interponen en su camino.



"El gran carnaval" de Billy WilderEl gran carnaval” como la cristalización de una reflexión en tres ejes que se cruzan entre sí: La crítica del sensacionalismo periodístico, los riesgos del debilitamiento de la ley, y la pregunta por el incesante deseo escópico de unos espectadores aparentemente insaciables de toda clase de morbo. Tres formas de entender tanto a Tatum (Kirk Douglas), el personaje principal, como al propio relato.

Leer “Los tres ejes”


"El gran carnaval" de Billy WilderUn diálogo por lides filosóficas y psicoanalíticas entre Nietzsche y Freud, ensayado a través del recorrido textual de las imágenes de “El gran carnaval“. Un viaje a través de las imágenes en busca del desarrollo y consecuencias del llamado “animal de presa” según la formulación más radical que hiciera el pensador alemán en el s.XIX, y cómo da forma al personaje de Tatum en manos de Billy Wilder.

Leer “El poder de la voluntad”



El último tratado acomete el estudio del giro más arriesgado para Tatum: Enfrentarlo con la única parte de sí mismo de la que no quiere saber nada: La culpa, los remordimientos. Riesgos de los que ya se ocupara también el propio Nietzsche y cuya formulación emplearemos para estudiar los terribles efectos que tendrán en el personaje principal y que determinarán su caída. Descubriremos cómo, en realidad, el ascenso de Tatum… era descenso.

Leer “Culpa y compasión”


 

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR