El hombre que mató a Liberty Valance

“El hombre que mato a Liberty Valance”. Nunca un cactus fue tan bello

Me llamo John Ford y hago películas del Oeste

Así se presentaba el mismo John Ford cuando le preguntaban por sus actividades. Pero era eso y mucho más; era un creador, uno de los mejores directores de la historia del cine. Por eso, y que no sirva de precedente, perdonen a esta la que escribe la osadía de hablar de una de sus mejores películas; es llover sobre mojado.

Peter Bogdanovich dijo de esta película que marcaba “el fin del western”. Y en cierta manera, así es, aunque ha habido interesantísimos coletazos después. Esta película es una obra crepuscular en muchos sentidos: para el mismo Ford, para el western, para una época que se empezaba a cerrar, tanto en la época de la historia como en la misma en la que se rodó. Una época, la de la película, marcada por la primera y última escena, en forma de círculo cerrado por el ferrocarril, gigante que vino a cambiar la historia de muchas ciudades, símbolo de modernidad que transformó la vida del Oeste, como en este caso. El ferrocarril trae aires modernos del Este, como Ransom Stoddard, que simboliza el hombre urbanita, el hombre del futuro, hombre de leyes, culto y demócrata. Fálico ferrocarril que irrumpe en la vida de Shinbone y en la de Hallie, personajes shakesperianos donde los haya.

El hombre que mató a Liberty Valance

Dada la complejidad de esta película, de su planteamiento multicapas, de su narrativa en forma de matrioshka, sería inabarcable un análisis adecuado, por lo que nos centraremos en el tema central (ni más ni menos): el amor. Sí, exacto. El amor y las motivaciones que tienen cada uno de los personajes en la película. La motivación, esa fuerza interna que nos lleva a hacer cosas, la razón de ser de nuestras acciones. Vamos a analizar a cada uno de los tres personajes principales, de su motivación Porque, ¿qué es lo que motiva matar a Liberty Valance?

ATENCIÓN A LOS SPOILERS

 

Ransom Stoddard vs Tom Doniphon

Ransom Stoddard llega a Shinbone con aires de hombre moderno, urbanita, hombre demócrata con libros bajo el brazo, dispuesto a usar el peso de la ley en vez de las balas. Pero si nos fijamos, él no llega al pueblo en ese fálico ferrocarril que irrumpe en el pueblo, él llega por primera vez al pueblo en diligencia. La mano inteligente de Ford nos anuncia que este hombre moderno, no llega con su masculinidad por delante. De hecho, en ningún momento vemos a Stoddard montando a caballo; por el contrario, así es la primera vez que vemos a Doniphom en pantalla. El hombre que monta y el hombre que va sentado.

El hombre que mató a Liberty Valance

El atraco a la diligencia por parte de Valance es lo que le va a dar a Stoddard la motivación para sus actos: el hombre moderno, colonizador, ha encontrado a los “salvajes” para adoctrinar. Y su llegada al pueblo le va a hacer centrar aún más sus esfuerzos en su misión. ¿Qué es lo que se encuentra? A un alguacil miedoso, un forajido que campa a sus anchas, el lenguaje de las armas como único método de entendimiento, y unos habitantes analfabetos a los que hay que hacerles entender su poder como ciudadanos y a los que enseñar a leer y escribir para poder decidir sobre sus gobernantes. No tiene problemas en trabajar lavando platos con un delantal puesto, cosa que provoca no pocas bromas.

El hombre que mató a Liberty Valance

Si nos fijamos en su postura corporal, no es la de un hombre “duro” del oeste, es totalmente opuesta a la de Tom…fijémonos en la poco elegante postura que adopta ante Liberty Valance para recoger la pistola del suelo; comparémosla con la postura que tiene siempre Tom.

El hombre que mató a Liberty Valance

Tom Doniphom representa a ese tipo de hombre que la modernidad va dejando atrás, ese hombre duro, que se toma la ley por su propia mano (pistola) cuando la ley y el entendimiento tardan demasiado en llegar y hay vidas en peligro. Es el hombre curtido, de esos que estaban “cosidos a mano”, “el macho”. Aquí se nos plantea una dicotomía con el personaje de Ransom Stoddard: mientras este último representa al moderno “metrosexual”, Doniphon representa al hombre “chapado” a la antigua. Cuando enseña a Stoddard a disparar, no duda en gastarle una broma, se mofa de él.
Pero que sea un hombre duro del Oeste no quita que sea una persona sensible; cada sábado por la noche se viste de manera elegante para ir a cenar, sabiendo que Hallie le servirá la comida, y que su mejor piropo para ella es : “¡qué guapa te pones cuando te enfadas!”.

El hombre que mató a Liberty Valance

Pero, realmente, este será el único piropo que oiga Hallie, ya que no vemos en ningún momento a Ransom dirigiendo una palabra bonita a Hallie. El único interés que vemos hacia Hallie por parte de Ransom es el de enseñarle a leer. El que muestra un verdadero interés amoroso hacia Hallie es Tom. En el lenguaje estrictamente corporal, sus cuerpos, los de Hallie y Tom muestran un acercamiento y una predisposición que nos podría llevar a pensar que la correspondencia es mutua. De hecho, Hallie tampoco duda en piropear a Tom al ver que se ha vestido de manera elegante. Cuando Tom le regala a Hallie la flor de cactus, la cara de circunstancia de Ransom es destacable.

 

El hombre que mató a Liberty Valance

 

El hombre que mató a Liberty Valance

Parece que un hombre de ciudad no puede entender la belleza que encierra la flor de cactus, una flor delicada rodeada de espinas y de una tierra abrupta, igual que Hallie. O puede que ese cactus sea el mismo Tom, con unas espinas penetrantes y dolorosas, pero conviviendo con una flor bella y delicada. Las miradas de los tres en la cocina, lugar teatral donde los haya, lugar donde “se cocina” algo más que comida, son una carrusel de sentimientos contenidos, palabras no pronunciadas pero sobreentendidas.

El hombre que mató a Liberty Valance

Todo el mundo sabe que está construyendo una casa para Hallie, que él la considera su chica y que quiere casarse con ella. De hecho, por las palabras de Hallie al principio de la película, sabemos que ella no era ajena a estos planes. Cuando ella se entera de que Ransom está practicando con la pistola para enfrentarse a Liberty, le pide ayuda a Tom, quien no dudará en matar a Liberty al ver que Ransom está sin escapatoria. Este hecho, y el de callarse la autoría del asesinato para no poner en entredicho la “hombría” de Ransom, marcan el final de su relación con Hallie. Sabe que esto provocará que Hallie se vaya con Ransom. No lo vemos, pero el hecho heroico de Ransom y, posiblemente, el cargo de conciencia de Hallie por permitir que permaneciera en el pueblo cuando Liberty pensaba en matarlo, provocan que Hallie se quede con Ransom.

Ese “parece que he llegado tarde” cuando ve a Hallie consolando a Ransom es muy esclarecedor para él, y no duda en ir a su casa, y quemarla. Esa casa con una habitación para Hallie, un porche con dos mecedoras; la imagen de “lo que ya no va a ser”, de “la falta” de Tom hace que lo queme todo, con ese fuego que todo lo purifica. Él no duda en quedarse dentro y quemarse también. La vida le da igual: el duro vaquero del Oeste se ha quedado sin su chica. Su fiel Pompey lo rescata de las llamas, y él le pide que “suelte los caballos”. Esa frase, ese gesto, puede que marque el final del western. El western termina cuando se deja marchar a los caballos. Por lo que sabemos ya desde el principio, Tom rehusó llevar pistola el resto de su vida. No sabemos tampoco cómo vivió, ni dónde, sólo sabemos que se quedó sin hogar y sin pistola.

El hombre que mató a Liberty Valance

Desde luego, su alto sentido del honor le llevó a sacrificarse. Como sólo los tipos duros hacen. Él mató a Liberty Valance, pero la leyenda y la chica se las llevó Ransom.

Él obliga a Ransom a aceptar su nuevo cargo político, librándole de toda cargo de conciencia: “hablas demasiado, piensas demasiado. Además, tú no mataste a Liberty Valance. (…) Fue un asesinato a sangre fría, pero puedo vivir tranquilo. Hallie es dichosa; ella quería que tú vivieras, ahora te pertenece. Tú la enseñaste a leer y a escribir, dale un motivo para leer y escribir”

El hombre que mató a Liberty Valance

Hallie

Cuando vemos a Hallie bajarse del tren al principio de la película, la vemos vestida como una mujer elegantemente vestida, hablando con un tono de voz calmado y bajo. Nada que ver con la Hallie de su juventud, una chica “pueblerina”, que está acostumbrada a dar voces debido a su trabajo de camarera.

El hombre que mató a Liberty Valance

Vemos desde que pisa el andén su cara de emoción, su emoción contenida. Pronto descubriremos la razón. Una vez se queda sola con el antiguo alguacil de Shinbone, la conversación, las miradas, bordean un tema que los dos no quieren abordar, ni tampoco es necesario:

-”El desierto sigue igual”-dice Hallie.
-”Tal vez quiera dar un paseo por el desierto para echar un vistazo”.

El hombre que mató a Liberty Valance

Y una vez enfrente de lo que queda de la antigua casa de Tom:
-”¿Sabías dónde quería ir, verdad?- pregunta Hallie.
-”Usted dijo que quería ver la flor de cactus”.
-”Ahí está su casa, lo que queda de ella. Con flores por todas partes”.
-”Él nunca acabó aquel cuarto que estaba construyendo, ¿no es así?.

El cuarto. Ese cuarto que estaba construyendo para ella, para cuando se casaran. Tom era el tipo de hombre que construía un cuarto para la mujer de sus sueños, con un porche con dos mecedoras. Porque las cosas importantes en el cine de Ford pasaban en los porches, esos pocos de metros antes de entrar en el hogar.

Centauros del desierto - El hombre que mató a Liberty Valance

Ahora, toda la casa está hecha cenizas. Lo que Tom construyó con sus manos, también lo destruyó, intentando destruirse él también dentro. Lo único que queda en pie, vivo, son los cactus florecidos, símbolo de ese hombre rudo, con espinas, pero con capacidad de hacer florecer algo delicado.

Al llegar otra vez al pueblo, Hallie busca con la mirada algo….y lo encuentra. Mientras los demás hablan, ella ha encontrado algo que buscaba. Una imagen que la estremece, que provoca que cierre los ojos para, a lo mejor, buscar en su memoria el recuerdo de Tom vivo.

El hombre que mató a Liberty Valance

Porque lo que ve Hallie es el ataúd de Tom. Un ataúd austero como el cadáver que cobija.

El hombre que mató a Liberty Valance

Ella ya no es esa Hallie austera, ahora es la distinguida mujer de un senador; poco queda ya de esa chica que se ilusiona cuando Tom le regala un cactus florecido, y, abanicándose con el delantal (levantándose el delantal ante el gesto de Tom) piensa que no hay cosa más bonita en el mundo.

El hombre que mató a Liberty Valance

Cuando Ransom le pregunta que si alguna vez ha visto una rosa de verdad, ella contesta tranquilamente que no; es una chica sin aspiraciones, no sueña con prosperar e irse algún día del pueblo ni ver mundo. Piensa que cuando hagan la presa, llegará el agua al pueblo y habrá rosas. Entonces las verá.

Una vez más vemos en ella la diatriba en la que se encontrará en el futuro: Tom personifica el hogar, él le hace de hecho un hogar. Simboliza la tradición, pero también vemos unos gestos sumamente románticos. Pero Ransom personifica el nuevo hombre que viene, moderno, con promesas de medrar en la vida, culto, refinado; pero esas promesas sólo las vemos consigo mismo. No vemos en ningún momento dirigirse a Hallie con cariño, amor….ni siquiera casados.

Cuando se entera de que Ransom está practicando con la pistola, le pide ayuda a Tom; sabe que es el único que puede ayudarle. Pero, ¿acaso no es Tom quien lanza a Hallie a los brazos de Ransom? ¿No hace él ese gesto para que Hallie pueda medrar en la vida y ser feliz? Tom esconde el hecho de que él fue quien mató a Liberty Valance solamente para que el honor de Ransom estuviera limpio, y así, llevarse a Hallie. Pero, ¿no podemos pensar que Hallie, creyendo a Ransom el verdadero asesino de Valance, se interese más por él? Ese gesto que Ransom siempre odió, el de empuñar un arma y que encima lo hace Tom, puede que enamorara a Hallie….aunque el gesto realmente fuera de Tom.
Nunca sabremos tampoco cómo se sucedieron los hechos, cómo Hallie se va con Ransom, cómo se casan. Aunque lo que vemos en la actualidad, es un matrimonio que apenas se dirige la mirada, el rostro compungido de ella….y vemos el cactus en flor que ella deja sobre el ataúd de Tom.

El hombre que mató a Liberty Valance

El cactus que ha florecido entre las ruinas de la casa de Tom. No hay flor más bella para ella. Y vemos la cara de Ransom cuando ve ese cactus. Lo acaba de entender todo. Cuando vuelve con Hallie en el tren, le pregunta sin mirarla que “quién ha puesto ese cactus sobre el ataúd”. Él sabe la respuesta, pero necesita oírla: “he sido yo” le contesta Hallie.

El hombre que mató a liberty Valance

¿No nos recuerda ese momento a este otro?

"Dublineses. Los muertos". John Houston, 1987

“Dublineses. Los muertos”. John Houston, 1987

La cara de tristeza de ella al recordar, de añoranza de lo que no ha podido ser… y la cara de él al entender que su mujer ha estado profundamente enamorada de otro hombre. En este caso, del hombre que les proporciona una vida llena de éxitos y de leyenda. Porque él, Ransom, ya es leyenda. Él es para todos “el hombre que mató a Liberty Valance”. Incluso en el tren se lo vuelven a recordar; él se siente incómodo porque sabe la verdad. Esa incomodidad hace que no pueda encenderse la pipa, ese gesto tan masculino, tan propio de Tom, y que ahora él no puede llevar a cabo.

Así que, prácticamente podríamos sustituir la pregunta de “¿Quién mató a Liberty Valance?” por la de “¿Por qué han matado a Liberty Valance?”. Tom lo mata por amor a Hallie y para mantener el honor de Ransom limpio; Ransom cree que lo ha matado como último recurso ante la violencia extrema y la sinrazón de Valance. ¿Podemos decir, entonces, que Valance fue asesinado por Hallie?

Como dice el periodista que quiere saber la historia de Tom:

“Esto es el Oeste, cuando la leyenda se convierte en realidad, se imprime”.

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR