Zoom-in

hardcore-foto

“Hardcore” o un viaje hacia lo sórdido

07/08/2016 -
0 Comments
¿Por qué una chica puede dejar su casa para meterse en el sórdido mundo del porno? Partiendo de una premisa muy sencilla, (chica que desaparece de su casa, padre que la busca), Paul Schrader se desvía de la clásica película de desapariciones y detectives privados para llevarnos de la mano a los suburbios, no sólo del negocio del porno, sino también a los suburbios de la mente y del alma.

Del moralismo a la sordidez

El comienzo de la película ya nos plantea una situación que se va a convertir en caldo de cultivo para todo el desarrollo de la tragedia que vendrá después: pueblo pequeño, Navidad, comunidad calvinista, padre de fuertes convicciones (y encima con el rostro de George C.Scott!). Encontramos un principio parecido en una película que, aparentemente puede parecer totalmente distinta, “Fiebre del sábado noche”. En esta última, también encontramos un escenario parecido: pueblo pequeño, familia italoamericana de fuertes convicciones religiosas, hermano sacerdote. En las dos, una cena familiar ejerce de pseudoeucaristía, punto de partida de un desarrollo en el que la oveja descarriada abandonará la familia movida por las presiones familiares y sociales. No nos podemos quedar, en el caso de “Fiebre del sábado noche”, con lo festivo o divertido de sus (míticas) escenas de baile, sino de lo que la presión social hará en su protagonista y en los que le rodean: el hermano sacerdote abandona su labor, la chica que se acuesta con un hombre para poder promocionar en su trabajo…

Hardcore

Hardcore

En “Hardcore”, el moralismo imperante, por una parte de la comunidad, por otra de la figura del padre, nos lleva a intuir que es el motivo por el que la hija desaparece. Oímos una conversación donde se habla del “pecado imperdonable” y su naturaleza, por lo que ya se nos plantea la disyuntiva del pecado y su perdón, o más bien, de la imposibilidad del perdón. ¿Acaso puede lo sórdido servir de expiación para una chica criada en esos valores? Más tarde vemos a la hija, Kristen, en una Convención de Juventudes Calvinistas, y es en ese momento, lejos de su familia, cuando la oímos hablar por primera vez; está hablando con una amiga de chicos y algunos “juegos inocentes” que ella desconocía. Nos empezamos a dar cuenta de la represión a la que está sometida la chica; y de que al fin y al cabo, es una chica normal de su edad.

Justo antes de saberse la desaparición de Kristen, vemos a su familia en la iglesia. Incluso podemos imaginar, que mientras el sacerdote está diciendo ”el único consuelo en la vida y en la muerte, tanto en cuerpo como en alma, no soy mi propio dueño, sino que le pertenezco a mi fiel salvador, Jesucristo”, Kristen abandona su vida anterior. Y es en esa imaginación, en esa fantasía mental morbosa que nos plantea Schrader, cuando empezamos nosotros mismos a caer en la sordidez; nos damos cuenta de ello cuando después llaman a Jake para decirle que su hija ha desaparecido. Nosotros empezamos a ser partícipes de la decisión de Kristen.
Poco después, el detective privado interpretado por Peter Boyle le dice a Jake que ha encontrado a su hija, y le lleva a un cine X para enseñarle una película protagonizada por su hija, “Esclava del amor”, en clara referencia a esa “desposesión” a la que hacía referencia el sacerdote. En ese momento se nos enseña el principio de la película para asegurarnos que, efectivamente, es Kristen, para pasar al rostro de Jake mientras ve la película; un impresionante plano, en el que el rostro de George C. Scott soporta toda la carga emocional del momento. Padecemos y sufrimos con él mientras ve la película y pide a gritos al detective que la quite. No hace falta enseñar algo sórdido para mostrar la sordidez en su naturaleza, el rostro y el calvario del padre no deja nada a la imaginación. ¿Alguien, después de esa escena, se queda con ganas de ver la película protagonizada por Kristen?¿ No estará Schrader jugando con nuestra conciencia, al no mostrarnos esas escenas, para así darnos cuenta de nuestro interés por lo sórdido, y sentir vergüenza por ello?

Cuando Jake empieza la búsqueda de su hija por su cuenta, nos adentramos con él en un mundo, el de la industria del porno, que no sólo busca satisfacer los instintos primarios, sino que, a la vez que sirve para toda clase de necesidades, sirve para mover mucho dinero. Pero esto ya, es otro asunto.
Los caminos de la sordidez son inescrutables; en un momento dado, hasta se vuelve tierno, lo que provoca una sensación vacía, triste: Jake, en su deambular nocturno, entra en un club para hablar con una de las chicas. Previo pago, le llevan a una habitación, y la chica vuelve con unas sábanas para hacer la cama; las sábanas son de Mickey Mouse. Podemos incluso imaginar que esas sábanas han viajado con la chica, desde su hogar familiar, hasta un club de alterne; a lo mejor, es lo único que le queda a esa chica de inocencia.

La punta del iceberg de cualquier elemento sórdido se alcanza cuando Jake, buscando al hombre que podría retener a su hija, paga por ver una snuff movie, temática que ya veremos más adelante en  “Tesis” o “Asesinato en 8mm“. Si, y no está solo en la sala, hay más gente que paga por ver torturas y asesinatos. Es la parte más vil del camino que realiza Jake; puedes ver lo que quieras, todo tiene un precio: violaciones, menores, asesinatos; todo lo que uno pueda desear, servido en bandeja.

Hardcore - Paul Schrader

 

El devenir de un padre

La figura paterna, aquí encarnada por Jake como arquetipo del padre conservador, va a ir tomando un rumbo completamente distinto al que él mismo esperaba al enfrentarse a sus propios miedos. Su alta concepción de la moral (calvinista), se irá desinflando a lo largo de su viaje a las inmundicias del ser humano. Al enterarse de la desaparición de Kristen y acudir a la policía (con escasos resultados), recurre a un detective privado.

Hardcore

El detective, con sus palabras, siembra en Jake no sólo la semilla de la duda sobre su hija, sino también en sí mismo. “¿Su hija es del tipo de chicas que andan por ahí?“, le pregunta el detective, “déjeme que me haga una idea: su hija es una niña totalmente limpia, una hija modelo, jamás tuvo pensamientos impuros ni rebeldes. Registre la habitación de Kristen.
En este momento, y seguramente por primera vez, Jake entrará en la habitación de su hija para descubrir quién es su hija; a través de la “profanación” del lugar sagrado (habitación), se hará una idea de quién es su hija. Vemos, que Kristen tiene una habitación de una chica de su edad; si nos fijamos, tiene un calendario de “Star Wars”…¿augura que se ha pasado al Lado Oscuro? Quedémonos con este detalle.

Hardcore

Los espejos son elementos muy presentes en la obra de Schrader (recordemos EL MOMENTO ESPEJO de Robert de Niro en “Taxi Driver“). En “Hardcore“, Jake se mira al espejo donde Kristen se mira, busca encontrar el reflejo que ve ella, pero lo que ve, su propio reflejo con un ídolo de su hija que le sonríe, hace que poco a poco vaya cambiando la concepción que tiene de sí mismo, de su hija, de sus valores.

Hardcore

Todo este proceso, todo este devenir de Jake hacia el padre que puede buscar a su hija (puede, porque sus barreras mentales y morales no le daban la libertad necesaria para hacerlo), culmina, se materializa en un momento muy determinado. Vemos a Jake en la cama de un hotel; vemos (ve) en la televisión a un coro cantar villancicos. La cámara empieza a moverse, esta vez desde el plano subjetivo de Jake, haciendo un barrido de la habitación. Vemos (ve) su traje, su corbata; vemos a través de la ventana la ciudad, a la vez que el villancico se va distorsionando para adoptar un sonido        distinto, más moderno, más acorde a lo que las imágenes muestran. Incluso se puede considerar ese sonido hasta sórdido. Vemos, en la panorámica de la ciudad…..un cartel de Star Wars….Jake, al igual que Kristen, se ha pasado al Lado Oscuro. Sigamos quedándonos con este detalle.

Hardcore

Y el movimiento de cámara, culmina otra vez en la cara de Jake; pero esta vez, vemos en su rostro la aceptación de un cambio que se ha producido, y nosotros, hemos sidos partícipes de él. Vemos a Jake, con un cambio de ropa, de estilo, y dispuesto a hacerse pasar por productor de pornografía para poder encontrar a su hija. Se tiene que meter en la boca del lobo; aceptar las nuevas normas y desechar sus convicciones para poder encontrar a Kristen.

Hardcore

Cuando su cuñado, preocupado por él, va en su busca, le pide que se vuelva al pueblo, que le deje sólo. Vemos la imagen del cuñado reflejada en un espejo; imagen deformada. El espejo esta vez devuelve una imagen distorsionada de la realidad; todo lo que rodeará ahora a Jake estará distorsionado; ¿o, acaso no sería todo lo anterior lo que estaba distorsionado?

Hardcore

Las relaciones paterno-filiales también están desvirtuadas; Jake entra en el set de rodaje de una película, en la que el director, para “animar” a un actriz le dice: “estás liberando tu mente. Estás pensando en tu padre“.

Esta realidad se vuelve incluso patética, cuando Jake entra en un club, y hay unas chicas desnudas, “peleando” con unas espadas láser. El Lado Oscuro, esa realidad en la que primero entró Kristen y después su padre, se ha distorsionado tanto, que se ha vuelto obscena, vil, e incluso triste.

Hardcore

Niki

El personaje de Niki es el contrapunto necesario para Jake. Chica de club, acepta ayudar a Jake a buscar a su hija. Contrapunto necesario, porque es quien termina de tambalear los cimientos de Jake, pero también es una relación necesaria para Niki; es una chica que ya ha tocado fondo, y ve en Jake la figura paternal que necesita en su vida. Toda chica necesita que la quieran, pero Niki necesita un padre. Incluso, se proyecta a sí misma; puede que ella también ella haya sido una “kristen”, y por eso, no quiere que termine como ella.

- ¿Quién eres? – le pregunta Niki a Jake.
- Un padre
- Jesús, no te preocupes, aparecerá, la encontraremos en un par de días.

No sabemos si son meras palabras consoladoras, o porque intuye qué ha pasado con Kristen.
Niki es un personaje que ha tocado fondo, todo lo que le pueda pasar de bueno en la vida, como conocer a Jake, se podrá convertir para ella en un bálsamo. Niki le reprocha su “negatividad”, y le dice “que debe creer en algo”, irónico, cuando es precisamente su férrea fe la que ha desencadenado todo. Jake desarrolla por su parte también un cariño paternal hacia Niki, incluso para recomendarle que no coma comida basura;-aún estoy en edad de crecer-le contesta Niki; respuesta inocente de niña que, efectivamente y delante de la figura paternal, aún no ha crecido.

Niki, que incluso se llega a imaginar a sí misma “liberada” por Jake, le pregunta acerca de si vive en una casa, si el terreno es su suyo, si vive con su hija…la actitud de mujer de Niki al comienzo de la película va haciendo un camino inverso, haciéndose cada vez más niña, viendo cada vez más a Jake como padre que la proteja; y Jake culmina este cariño paterno-filial tomándose la liberta de abofetear a Niki, para luego darle un beso en la frente, como hacen los padres.

- No me olvides-le pide a Jake
- Nunca te olvidaré.

Hardcore

Pero, efectivamente, cuando Jake encuentra a su hija, se olvida de ella: “perdóname Niki.”

Y llega el momento final de la película, el momento en el que Jake encuentra a su hija. Ya le habían prevenido de que “nada iba a ser igual”.
-No me hagas daño- le dice Kristen a su padre cuando la descubre.
-Sé que ha sido horrible para ti, para ya ha terminado todo, hija. Ya puedes venir a casa. No importa lo que te hayan obligado a hacer.
-No me obligaron a hacer nada; me fui porque quise.
-Eso no es cierto, pequeña. Tú no querías marcharte, ellos te obligaron. Te quiero.
-No me toques, cabrón. Nunca te importé; nunca. Así que no me toques. Yo no cabía en tu maldito mundo. No era lo bastante guapa ni lo bastante buena. Nunca te gustaban mis amigos, siempre los echabas a todos. Ahora estoy con personas que me quieren. Tú me robaste la vida.
-Hija, sí que te quiero. Es muy difícil para mí; nadie me enseñó. Lo intenté; la culpa es del maldito orgullo.
-Quiero que te vayas, por favor.
-¿De verdad quieres que me vaya?
-No.
-Llévame tú a casa- le pide Jake a Kristen.
Y la película termina como había empezado, con la misma música con la que nos presentaron aquel escenario, pero esta vez, enseñando las calles del submundo por el que han transitado Jake y Kristen. Incluso, el happy end está distorsionado.

Hardcore

Hardcore

Publicación posterior Publicación anterior

Tu dirección de email no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR