Escena de “La gran belleza”: La primera vez

¿Retuvieron la imagen de Elisa de Santis en la costa con el faro en la esquina superior derecha? No la pierdan de vista:

Elisa de Santis en "La gran belleza" de Paolo Sorrentino

Ramona, la hija de un amigo de Jep, le cuenta la que fuera su primera vez con un hombre. A cambio, solicita a Jep que le cuente la suya. Y Jep lo intenta. Solo lo intenta, en efecto, pues el mero hecho de traer a su memoria cuanto sucedió aquella noche, junto al faro, le enfrenta a la ardua misión de encasillar las sensaciones en las palabras, y ésa se convierte en una prueba excesiva. En primer lugar, excesiva para el lenguaje mismo, pues ninguna de sus posturas ni gramaticales ni retóricas alcanzarían a representar aquella dimensión de su primera vez, y en caso de llegar a iniciar un intento, cualquiera que fuera éste, obraría una lacerante reducción estructural de cuanto la experiencia real puso en juego. En segundo lugar, excesiva para Jep que, bajo ningún concepto, querría cercenar a su vivencia fragmentos de sí, pues el efecto de su vulgarización le resultaría del todo intolerable. Las palabras, no llegan. La mirada cae.

Toni Servillo en "La gran belleza" de Paolo Sorrentino

Elisa de Santis hace su incomensurable aparición, al menos conforme a la vivencia que Jep hace de ella y de su recuerdo, y la luz se vuelve blanca:

Toni Servillo en "La gran belleza" de Sorrentino

Jep: En una isla… en verano…

Las palabras de Jep tratan de confeccionar un relato, pero los puntos suspensivos comienzan a cabalgar sobre las palabras y aquél empieza a hundirse en el recuerdo de lo inefable.

Jep: … yo tenía 18 años, ella 20. En el faro, de noche.

Jep nombra al faro, el contexto nocturno de esa escena que arañaría su yo para siempre y que perseguiría toda su vida en busca de una “gran belleza” sin igual. Su relato continúa con dificultades hasta que su intensidad se hace con el discurso y éste se hunde.

Jep: Luego ella dio un paso atrás y me dijo… [silencio] dio un paso atrás… Y me dijo…

Pero Jep no llega a pronunciar más palabras. Ninguna articulación discursiva puede alcanzar suficiente de una vivencia como la que nos propone Sorrentino, una tal que obraría el más importante de los reencuentros, la relación de objeto más reveladora tanto del personaje de Jep como del discurso de toda la película. ¿Dónde se detiene su narración? ¿A qué momento corresponde esa interrupción definitiva del relato de Jep? Naturalmente, sus palabras se detienen en el límite mismo donde comienzan las de ELLA. Allí donde sus palabras estaban convocadas, las de la persona amada, allí donde lo simbólico se deshace y se pierde para siempre, las palabras se disgregan y resulta imposible sostenerlas. Jep no llega a citar las palabras de Elisa, porque las palabras de Elisa solo puede sostenerlas ella, y cualquier otro que las dramatice, será solo un impostor.

Elisa de Santis en "La gran belleza" de Paolo Sorrentino

No queremos caer en la facilidad de apuntar la referencia fálica que parece poner en juego la figura del faro, pues no todos los signos con semejante forma tienen por qué jugarse con arreglo a esa lógica, aunque en este caso parece haber suficientes elementos para apoyarlo, pues ÉSA, y no otra, es la escena física de su primera vez, y así nos lo confiesa Jep. Sabemos que es ése lugar porque en el fragmento final de la película, cuando las verdaderas palabras de Elisa de Santis son finalmente pronunciadas por ella misma (un enorme mcguffin retrasado hasta el último momento de “La gran belleza”), era la intermitente luz del faro la que la iluminaba a ella cada pocos segundos. Reconocemos la escena y el lugar, y ahora sabemos que allí donde el faro reinaba y arrojaba esos “escasos e inconstantes destellos de bellezablanca fue donde Jep vivió su primera vez.

Continúa leyendo:

Volver al índice de “El objeto perdido de Paolo Sorrentino”
Siguiente: “Escena de “La gran belleza”: La Fornarina

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR