Código Cine y Coencuentros

Hay dos clases de deudas. Por un lado, ésas que a uno le impiden decir lo que quiere decir; por otro, ésas que a uno le ayudan a decir lo que ni sabía que quería decir. En las unas, la infamia, en realidad; y en las otras, la fortuna, la herencia y el conocimiento. De éstas es de las que uno debe sentirse orgulloso, las que apuntan a nuestras influencias, a los saberes que nos han dado forma y de los que hemos aprendido para enriquecer nuestras ideas y mejorar el modo de afrontar el mundo. Cada cual elige sus “buenas deudas”, y en Código Cine nos sentimos orgullosos de haber hecho varias elecciones cruciales que están cristalizadas en nuestros artículos, ensayos y análisis. Entre ellas, la del psicoanálisis como método, como estrategia de aproximación al texto audiovisual, como saber previo desde el que abordar al texto y sus subtextos, en los que encontramos a menudo las razones por las que vemos cine desesperadamente y de las que no siempre somos conscientes.

Es precisamente por esta razón que Código Cine debía aprovechar la oportunidad de formar parte de una iniciativa en donde este saber tiene un lugar bien reconocido, pero nunca excluyente, y en donde participar en el “coencuentro” con otros que también desean pensar en textos, o pensar el mundo, si es que hay mucha diferencia entre ambos, y por tanto pensarse a sí mismos. Nos encantaba la oportunidad de participar de una propuesta que hoy sale a la luz y con la que queremos colaborar haciendo “lo que hacemos”, pero en el contexto del cruce con los otros, es decir, allí donde lo que uno hace cobra un verdadero valor y en donde ello sirve de pie para ensayarlo, probarlo y sancionarlo.

Hoy sábado 21 de enero de 2017 nace la revista “Coencuentros. Pensamiento, arte y cultura”, un espacio de encuentro entre personas donde poder compartir ideas, compartir contenidos y donde leernos los unos a los otros en el contexto de una plataforma conjunta. De su ideario fundacional rescatamos algunos principios a los que nos hemos adherido y que nos proporcionamos a nosotros mismos como las reglas para un juego compartido: “Propiciamos el contacto directo de los diferentes saberes y quehaceres de la sociedad actual: cultura, psicoanálisis, filosofía, artes, política, educación, sociología”. Y aún mejor: “Coencuentros, como un espacio que acoja las asimetrías, las diagonales y las intercepciones sin jerarquía alguna, una red de saberes. […] Deseamos cimentar un espacio donde poder quitarnos la máscara, sin presunciones, sin necesidad de ostentaciones”.

Coencuentros nace como una iniciativa abierta para el pensamiento que mira a otros con la expectativa de incluir nuevos hilos de reflexión y formas de saber.

Código Cine quiere ser una parte de ese pensamiento que, con cargo a cuanto sabemos hacer aquí, sirva para ser también “allí”, pero en el coencuentro con otros y para pensarnos juntos a través de la imagen audiovisual. Código Cine quiere participar, sobre todo, a través de su pasión por el pensamiento a partir del texto audiovisual, nuestra competencia más propia, y precisamente por eso lo comunicamos aquí a nuestros lectores.

Por tanto, os invitamos a conocer la iniciativa de Coencuentros. Pensamiento, arte y cultura, y a haceros lectores de una propuesta nacida a partir de un fantástico equipo editorial cuya pasión y objetivos encontraréis acreditados por sus trayectorias personales y por el ideario que regirá tanto las publicaciones como las actividades. No os perdáis el conjunto de artículos que conforman este primer número que reúne varias decenas de firmas y autores críticos que han contribuido con trazos de pensamiento e ideas irresistibles que os animamos a leer. Disfrutadlos, pensadlos y compartidlos, pero no solo en Facebook, sino de verdad, contactando, participando, en el encuentro directo con el equipo editor y el resto de allegados, con vuestras propias palabras y vuestra presencia, virtual o personal, es decir, recuperando el auténtico valor de lo que supone “compartir”, eludiendo la impostura que le habita en los tiempos de las redes sociales. El primer número de Coencuentros nos anima a pensarnos a nosotros mismos en contacto con la TECNOLOGÍA que nos rodea y nos invade, ¡tema ineludible con el que esperamos tentaros!

Y en lo que respecta a Código Cine, os proponemos superar nuestra natural adyacencia con el mundo del pensamiento para chapotear impunemente dentro de sus límites por el libre capricho de ver qué pasa. Si algo de este arrojo os sabe al vuestro propio y en él os encontráis reconocidos; si algo de este experimento os parece, como a nosotros, que amplía nuestra voluntad editorial habitual, os exhortamos con “violencia cultural” a añadir un bookmark más a vuestra libreta de direcciones, no como un sitio más donde disfrutar de Código Cine, sino como un lugar donde encontrar nuestra versión premium, es decir, ésa en donde el coencuentro con los demás la hace valiosa. Nuestra primera aportación, “El sujeto y su declive en la era del confort tecnológico”, ya está disponible.

Desde aquí, nuestro humilde agradecimiento a quienes pusieron la propuesta en marcha y a quienes nos han hecho un hueco que apreciamos y valoramos, con nuestra promesa de esforzarnos por merecerlo, por estar a la altura, por aportar lo que sabemos y, seguro, por disfrutar de ese “leernos los unos a los otros” que nos parece una de las frases más sexys de nuestro idioma.

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR