“Un corazón en invierno”: Dividiendo a Camille, dividiendo a Sautet

A menudo pareciera que existe una sólida y bien nutrida categoría de películas que abordan en su esencia la dialéctica entre la emoción y la perfección, como “lugares” topológicamente enfrentados que se excluyen forjando un eje irresoluble. Y más concretamente, películas donde la perfección, o el empeño de alcanzarla, comparece bien como la causa de una cierta imposibilidad emocional, o como la estructura que la sostiene. Entre ellas, destaca esta magnífica película, “Un corazón en invierno” (“Un coeur en hiver”), rodada por Claude Sautet en 1992 con la valiosísima presencia de Daniel Auteuil, André Dussollier y la hermosa Emmanuelle Béart (“El infierno”, Tanovic), quien se convertiría en la última musa del director rodando para él la célebre “Nelly y el Sr Arnaud” (“Monsieur Arnaud”) tan solo tres años después. Y es que, aunque su historia admite múltiples entradas y abordajes, quizás éste sea uno de los más productivos a la hora de encajar las piezas de su relato.

Puede que “Un corazón en invierno” sea uno de esos relatos en los que el protagonista propuesto no lo sea en realidad, sino que se trate tan solo de un personaje que cumple una función con respecto al que terminará revelándose, solo al final del relato, como su verdadero protagonista y razón de ser. No en vano, el ojo cinéfilo acostumbrado a los tópicos cinematográficos tenderá a atribuirle a Camille (Emmanuelle Béart) una función disruptora de efectos inmediatos sobre el eje MaximeStéphane (interpretado por André Dussollier y Daniel Auteuil), como si tan solo se tratara de un personaje periférico que captara todas las miradas debido, fundamentalmente, a su belleza y a la atracción que ambos sienten por ella. Sin embargo, trocando entre sí las posiciones que ocupan Camille y Stéphane, la película adquiere una nueva y posible lectura que nos descubre el hecho de que el personaje de Camille es más importante de lo que parece a priori. ¿Y si Camille fuera la verdadera razón por la que se cuenta esta historia? ¿Y si el tándem MaximeStéphane fuera, en contra de lo que parece, el contexto en el que se nos relata la historia central de Camille? De hecho, no son escasas las ocasiones en las que la dirección de Claude Sautet es incapaz de evitar transparentar su pasión por ella, empezando por el mismísimo cartel de la película…

"Un corazón en invierno" (Claude Sautet, 1992)

…y hasta el punto de  que termina convirtiéndose en el personaje más cautivador de todo el film:

"Un corazón en invierno" (Claude Sautet, 1992)

Y algo de ese carácter cautivador (del latín captivare, capturar), uno en el que la cámara termina revelando que se encuentra capturado el propio Sautet, tendrá que ver con que el director volviera a contar con ella en su siguiente y última película para un personaje aún más central que el del título que nos ocupa aquí, aunque con ciertas resonancias que conectarán a ambas películas y a éstas con el propio Claude Sautet, ¿no les parece?

"Un corazón en invierno" (Claude Sautet, 1992)

Por cierto, ¿se han dado cuenta de cómo se parecen físicamente Michel Serrault (el actor que da vida al Sr. Arnaud) y el propio Claude Sautet?

Michel Serrault y Claude Sautet

Cuando un director rueda una y otra vez la misma escena en distintas películas, aunque sea con actores distintos, una luz diferente, un encuadre ligeramente modificado, etc., es que algo en dicha escena le concierne personalmente, le motiva de forma irresistible y probablemente no pueda explicarse por la etiología de los personajes, sino más bien por la suya propia. Imposible no pensar en ello cuando advertimos una imagen como ésta, en dos películas rodadas consecutivamente, en las que Sautet, además, contó repetidamente con la misma actriz, tumbada de igual forma, también en una cama, con el mismo gesto, también observada, también por un hombre y con un gesto similar. Parece claro Claude Sautet tiene un lugar tanto en el cartel de “Nelly y el Señor Arnaud” como en la escena de “Un corazón en invierno”.

"Un corazón en invierno" y "Nelly y el Sr. Arnaud" (Claude Sautet)

Se llame Dussollier, Maxime, Monsieur Arnaud… o de cualquier otra forma, ese hombre maduro que mira a ese objeto brillante, frágil y hermoso, no es otra cosa que el significante con el que Sautet hace representar a su propio deseo dentro del relato.

Visto así, nos preguntamos si hablar de “los lugares comunes” de Claude Sautet… sería algo excesivo.

Volver al índice de “Un corazón en invierno”
Siguiente: La “analizante” Camille y su posición central

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR