Series curiosas

Unitedstatesoftara

Hoy os quería hablar de series curiosas o que me han llamado la atención, que no tienen un hilo argumental típico o que están llamadas a romper algún esquema que otro. No lo voy a hacer con ningún orden cronológico, sino simplemente por la curiosidad que me inculcaron.

Una de las series más extravagantes con la que me he cruzado es United States of Tara (2009) de ahí que encabece la entrada. Tiene un montón de ingredientes, cual enchilada mejicana, que o bien te encanta o bien va a ser demasiado. A mi me encantó. No tiene muchas pretensiones, sabe cuáles son sus límites y hasta dónde puede llegar, sacándose bastante partido. Estoy personificando a la serie, pero es un batiburrillo en el que encontramos a una guionista galardonada, Diablo Cody que ganó un Óscar con Juno; un productor que es ni más ni menos Steven Spelberg -que te podrá gustar más o menos como director, pero sabe dónde encontrar un posible éxito; la protagonista, que actúa de vicio, Toni Collette (La boda de Muriel o El sexto sentido), haciendo de Tara, que sufre desorden disociativo de personalidad; y el ingrediente final son los personajes creados desde su cabeza, ya que consiguen momentos disparatados. Cada uno de ellos representa un aspecto de su personalidad como puede ser el más gamberro, el femenino maternal, la adolescente perdida… A penas ha tenido tres temporadas y se merecía mucho más. Era una serie pequeña pero que abulta más de lo que parece.

 

No voy a ser muy repetitiva, ya que extendí bastante en mi anterior entrada, pero obviamente no podía faltar A dos metros bajo tierra (2001), pues una serie basada en la vida de una funeraria ya tiene algo de pintoresco. Un tema que a primera facie podría incomodarnos, pero poco a poco te va adentrando en su mundo, y empiezas a ver normal hablar de los “cuerpos” como cualquier otra cosa… siempre desde el respeto, claro está, pero desde una perspectiva más… digamos… empresarial. Además, como cada personaje está tratado con tanta profundidad, te adentras aún más en ella.

 

shameless

Una de las series que no sé si recomendar o no es Shameless (2011), me refiero al remake americano, porque la he seguido más que la original británica; pero vamos, el mejunje de la cuestión es el mismo. Trata de la vida de una familia de un barrio bajo en EEUU, una familia que primero te muestran que está totalmente desestructurada, cuyo padre es Frank Gallagher, un borracho egocéntrico y divorciado, el cual no se entiende cómo aún conserva la prole que va detrás de él. Está interpretado por el genial William H. Macy (Fargo, Gracias por fumar, entre otras), que ya sólo por eso es una buena excusa para ver la serie. Con este escenario te encuentras con situaciones estrambóticas, bizarras y, más de una vez, subidas de tono. No se callan nada, y nada más ver la intro te das cuenta. Yo me he reído mucho con ella, así que la recomiendo sólo si coges tus perjuicios y los dejas aparcados en la puerta de casa.

 

No podía olvidar a mi amigo Dexter (2006), ya que se basa en la vida de un asesino en serie. Pero la historia no está tratada para que le veas como “el asesino de la baraja” o algo parecido, sino que lo que se busca es que te metas en su cabeza, te identifiques con él, y a lo largo de la trama sus inquietudes y dudas van complicándose. Hay gente que se queja de que algunatemporada es más floja que otra… pero es normal ya que  primero, sobrevivió a la huelga de guionistas, y segundo, el mismo protagonista, Michael C. Hall ganó la batalla a la leucemia. Además ¿cómo podría ponerle pegas a esta serie, si Michael (atención que le llamo como si fuéramos “coleguis”) es ya mi ojito derecho desde A dos metros bajo tierra… ? En fin, suspense, humor, drama… la recomiendo sin dudar.

dexter

 

Luego existe otra serie que también puede resultar incómoda por su trama, ya que

el tema central es algo duro de masticar… el cáncer. Estoy hablando de The big C o Con C mayúscula (2010), que trata de cómo la protagonista y su familia encara su enfermedad. No está tratada, para nada, desde el drama, sino que, sin llegar a ser humor negro, sacan alguna sonrisa al espectador e intentan darle normalidad al gran problema. Con la intro ves a la protagonista, Laura Linney (Puedes contar conmigo) zambullirse en una piscina, donde el color ilumina toda la pantalla. Yo, personalmente, me imagino esa sensación y no puedo decir nada más que agradable. Sin olvidarnos de ella, que hace un papel bastante digno, especial mención se la dedico a quien hace de su marido, Oliver Platt (Frost contra Nixon), ese secundario tan imprescindible que adquiere más protagonismo, y muy agradecida que estoy de ello.

THE BIG C

 

Otra serie que podríamos catalogar, quizás, de algo “escandalosa” es Californication (2007). Aquí hago un poco de trampa porque sólo he visto dos temporadas de las siete que tiene… Pero bueno, digo escandalosa porque claro, he ido a un colegio de monjas, y una serie cuya trama principal son las aventuras, desventuras y demás sexo que siente y padece el protagonista Hank Moody, interpretado por David Duchovny  (¿hace falta que lo diga? Venga va, por si hay algún despistado… Expediente X), un novelista venido a menos tras su último éxito, ya que ha perdido su inspiración, podría poner a mis monjitas con los ojos inyectados en sangre. Hoy en día el sexo no es tabú alguno, y en la pequeña pantalla también podemos observarlo. Desde aquí reconocer su granito de arena a Sexo en Nueva York (1998), donde Samantha, interpretada por Kim Cattral -que me cae mucho mejor que Carrie, “interpretada” por Sarah Jessica Parker-  nos dejó claro que había que disfrutar de la vida jaja.

Pero vamos, que Californication no es sólo sexo, sexo y más sexo, que lo hay, sino unos personajes bien trabajados y un guión que reluce entre tanta cama. De todas formas, como ya he dicho, sólo he visto dos temporadas, así que me remito al genial artículo de mi compi Ricardo Sánchez, que encontraréis en la sección de series.

 

misfits

En medio de este popurrí americano, me gustaría mencionar una británica que rara lo es un rato, pero que me ha conseguido convencer. Hablo de Misfits (2009), en la que unos delicuentillos juveniles son agraciados con un poder, pero no los típicos como en Héroes (2006), sino mucho más estrambóticos. Y ello da lugar a situaciones delirantes en donde se mezclan humor, ficción y drama. Desde luego curiosa es, y no es exigente con el espectador. Hace un par de años que nos hablan de la versión americana, pero aún, que yo sepa, no he visto nada.

 

Y no podíamos terminar esta entrada sin nombrar a la serie que nos trae a todos locos, sí, esa misma, Breaking Bad (2008). Nadie pensaba que el padre de Malcom, Bryan Cranston, nos iba a dejar tan de piedra con la interpretación del protagonista Walter White, o su alter ego Hesienberg. Y justamente la serie trata de cómo Walter llega a ser Hesienberg, a través del mundo de las drogas. Pero no os imaginéis algo parecido a Weeds (2005) -aunque podríamos decir que ella fue pionera en tratar con normalidad el tema de las drogas-, puesto que aunque sí vemos algo de humor, la trama principal es la metamorfosis del protagonista, su inmersión en ese mundo, y su relación con los demás, tratado desde un punto de vista más serio y árido, donde cada personaje está perfectamente marcado. Si empezáis a verla, aguantad los seis primeros capítulos, me lo agradeceréis después (¿verdad Ricardo?)

breakingbad

En fin, queridos, seguro que tenéis más series en mente que podrían caber perfectamente en esta entrada, no dudéis en escribirlas en algún comentario y se intentará hacer otra entrada con vuestras propuestas. Y no os enfadéis los adeptos a The Walking Dead, que no está incluida a posta, jaja.

Siguiente artículo Artículo anterior
  • Controlas de series, eh!! Algunas ni las había oído. Qué tal escribir algún artículo sobre alguna serie de humo? A mí son las que más me atraen.
    Gina, escritora de artículos, for president!!

    • la sugerencia queda apuntada, lorena! 🙂 no las conocías? me he dejado la más rara de todas… United States of Tara, así que reeditaré la entrada del blog porq esa serie no se puede quedar fuera.
      alguna que otra serie he visto, sip, jeje por eso mis amigos redactores, productores y jefes me propusieron que colaborara con el blog 🙂
      gracias por el comment, me gusta tener mi(s) lector/a(es) jejejeje

  • Sí, :-))) la verdad es que estuve tentando de dejar la serie para siempre durante los 3 ó 4 primeros capítulos!!!. De hecho, sigo pensando que no hacen justicia al nivel que la serie termina alcanzando después, muchísimo mejor. Creo que las mejores temporadas de “Breaking Bad” son las 3ª y la 4ª. Y creo que nadie debería dejar esta serie por imposible antes de alcanzar el episodio 5º o 6º de la primera temporada… ¡para estar seguros!. Menos mal que Gina me dijo que no la dejara… aún! 🙂

  • ¡Muy interesante el artículo, Georgie! Una serie tremendamente curiosa y con bastante solera es The young ones. Muy, muy extraña, pero también tremendamente irreverente e inesperada.

    Como los Monty Phyton, pero distintos.

    ¡Tengo ganas de ver Shameless! Me encanta William C. Macy, es como Steve Buscemi, pero distinto.. 🙂

    ¡Pedazo de página!

    • Dieguin… ¡cómo que jefe! Aquí la jefa soy yo!! Jajaja
      Me apunto tu serie, que ya sabes que con el verano llega la escasez y a penas tengo breaking bad.
      Me alegro que te haya gustado, que tu eres un Yonki de las series como yo Jejeje
      A ver qué te parece Shameless USA. un besito y gracias por pasarte por aquí 🙂

  • Totalmente de acuerdo con lo de William H. Macy: De los que gusta encontrar en la pantalla siempre. Estoy deseando atender la recomendación de Gina y ver “Shameless”. 😉

    • Jejeje llevo, desde que empecé a verla, sacando a relucir a Shameless… Espero que te guste… Si no… Yo no sé nada!! Pero bueno, ya sabes, William H. Macy merece una oportunidad, no? 🙂

  • Todavía me acuerdo de cómo me gustó cuando vimos “Las Sesiones”…!!!

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Recibe nuestro newsletter

Suscríbete ya a nuestro newsletter y recibe cómodamente lo mejor de Código Cine

Rellena estos datos:




¡Gracias por suscribirte!