Fuego y venganza en “Infierno de Cobardes”

El único problema que tienen,
sheriff, es que les falta valor.

 

Un siniestro Forastero atraviesa el desierto para imponer su ley en una ciudad sin ley llamada Lago. Esta población se rige por las decisiones que toma la junta directiva de la Compañía Minera. No hay un agente competente que mantenga el orden y la paz. En su lugar, la autoridad la representan los pistoleros que contrata esta organización. Resulta que, un año atrás, el anterior sheriff de la comunidad, Duncan, descubrió que la Compañía Minera estaba extrayendo oro de unas minas situadas en territorio estatal y, por ende, dicho mineral pertenecía al Gobierno. Tras intentar frenarlo diplomáticamente, la directiva de la empresa decidió contratar a Stacey Bridges y los hermanos Carlin para asesinar al sheriff Duncan. El temor hacia estos pistoleros acabó dominando toda la ciudad, hasta que reunieron fuerzas y lograron encerrarlos en la cárcel. Un año después, estos bandidos han salido en libertad y van a colmar su venganza contra los habitantes de Lago. Al mismo tiempo, el Forastero, nuevo protector de Lago, resulta ser el hermano del sheriff Duncan, que también ha llegado a este fronterizo lugar en aras de satisfacer sus ansias de justicia personal.

El tema central que “Infierno de cobardes” (“High plains drifter”, 1973) desarrolla temáticamente es la venganza expuesta en su estado más salvaje. Este es, sin ningún tipo de edulcorante que suavice la narración, el motor de acción de los personajes –protagonistas y antagonistas– de la obra. De este modo, la película pone énfasis en la justicia más allá de lo permitido por las leyes. En otras palabras, el protagonista de esta narración pasa por alto toda autoridad legal –incluso la pone en ridículo en varias ocasiones– y trata de ofrecer una mirada crítica sobre las trágicas consecuencias que un mundo sin competencia legal puede acarrear para la sociedad.

Desde la perspectiva mitificadora que ofrece el género wéstern, “Infierno de cobardes” plantea que una comunidad regida por la ley del más fuerte o, mejor dicho, dominada por la cobardía de los más débiles, no puede sino verse envuelta en una espiral de violencia. La obra dibuja un tipo de protagonista que rompe con el clásico arquetipo de héroe de la frontera. Ofrece una perspectiva extremadamente grotesca e infernal del propio género. Este concepto que trabaja la obra llegó incluso a ser motivo de denuncia del propio John Wayne, que no dudó en escribir a Eastwood para mostrarle su descontento (Foote, 2009: 12).

Orbitando alrededor de la venganza, la narración ofrece como segundo eje central temático la cobardía, pues esta es una obra que narra las consecuencias más destructivas que el temor a hacerle frente al mal puede tener. “Infierno de cobardes” es un alegato de culpabilidad contra todos aquellos que muestran pasividad y temor ante un crimen o un abuso.

Esta obra pretende poner sobre la mesa que una sociedad cobarde es un animal fácil de someter y domesticar. En cambio, un colectivo unido ante el peligro, que sabe organizarse para la defensa, es merecedor de admiración y de victoria. Un rebaño que ante la presencia del lobo intenta espantar a la amenaza tiene más probabilidades de supervivencia que si muestran temor y fragilidad1.

Además de la justicia fuera de la ley (más conocida como venganza) y la cobardía, esta obra aporta una burla directa a los estamentos legislativos que deben operar en una comunidad. Por un lado, la autoridad legal, es decir, el sheriff. Por el otro, la administración política, el alcalde. Los ciudadanos de Lago obedecen sin rechistar y sin presentar ningún tipo de oposición a todas las exigencias, órdenes y excesos que se le antojan en cada momento al extraño, inmoral y excéntrico hombre al que han contratado. Para esta gente, es más peligrosa la cura de su ciudad, que la enfermedad.

1. La venganza, motor de la acción

La venganza, el ansia de justicia personal de los personajes protagonista y antagonistas, sirve para dar sentido y coherencia a todo el desarrollo de la obra. McClelland y Clayton comprenden que la representación de la justicia en esta obra es claramente retributiva. Un “asunto de respuesta ante un crimen (…) merece precisamente lo que se merece” (2014: 82).

Un desarrollo con estructura circular, que tuerce en sus curvas de forma más pronunciada cada vez que la violencia se eleva, generando de este modo un desarrollo exponencial a lo que lo brutal y sangriento se refiere. Esta espiral que se retuerce en sí misma para descargar con toda su fuerza la violencia que carga recuerda en su forma y ser al actante más representativo de la narración: el látigo. Este objeto es utilizado para matar al sheriff Duncan, primero, y al trío bandolero, después. Obtiene con ello un significado vengativo que más adelante será explorado con mayor profundidad. La venganza en esta narración guarda una estructura totalmente cerrada, que se configura con cuatro personajes principales enfrentados entre ellos. El Forastero, por un lado, y Stacey Bridges y sus primos, -los hermanos Carlin-, por el otro.

1.1. El Forastero

Este nuevo protector sirve para cerrar un círculo de venganzas que se presentan a lo largo de la obra. De hecho, los planos que abren y cierran la narración transmiten, desde su laconismo y simplicidad, información clave para la comprensión del ser del protagonista2. Para empezar, es más que llamativo que, tanto en el plano de apertura…

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

…como en el de clausura,

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

…el Forastero aparece y desaparece mediante un fundido, dentro de cada toma. La película se vale del efecto que las altas temperaturas generan en la imagen, deformando las formas que se graban, dando a los encuadres un aspecto infernal.

Esto sirve para complementar y definir la figura espectral de este Hombre sin nombre3, sin origen, sin pasado y sin destino. Pues, si bien la obra en su final esclarece que el Forastero resulta ser hermano del sheriff Duncan, en ningún momento se aclara de dónde viene, a qué se dedica, cuál es su nombre de pila, etcétera. Es más que un hermano físico, una especie de “ángel de la guarda vengador” que ha aparecido del desierto, para poner fin a la violencia de un pueblo cobarde y depravado.

Carlos Aguilar considera que esta faceta dantesca de la narración le otorga cierta “fascinación malsana” a la misma, ya que Eastwood “nunca volverá a llegar tan tremendamente lejos en la manera de legitimar, argumental y éticamente, la actitud odiosa y prepotente de su personaje” (2010: 114).

El Forastero es, al comienzo de la obra un antihéroe, pues no se mueve con objetivo importante alguno. Es básicamente un ser intuitivo e inmoral. Sara Anson Vaux explica, muy astutamente, que “Lago” es un anagrama de “Goal” 4 (2012: 14). Ello puede querer significar que, de hecho, el gran objetivo del Forastero sea alcanzar esta ciudad, aunque para ello haya tenido que cruzar el infierno. Convirtiéndose, por lo tanto, en un héroe clásico, debido a la hazaña realizada. Más adelante, de nuevo gracias al montaje, la narración parece querer sugerir que existe una estrecha relación que lo vincula al sheriff Duncan.

Esto ocurre en la aparición del primer flashback que sitúa al espectador un año atrás, en el momento que los pistoleros Stacey y hermanos Carlin asesinaron salvajemente a dicho sheriff, por orden de la compañía minera. El Forastero se echa a dormir, la cámara –mediante un travelling in- se acerca más y más a su cara, ofreciendo un primerísimo plano de su perfil.

Esta toma se combina con una exactamente igual de un moribundo sheriff Duncan que lucha por no morirse, atormentando así el sueño del Forastero.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Este flashback ha sido objeto de estudio y discusión. Bernard Benoliel lo achaca al gran tema que según él vertebra la obra de Eastwood: “la comunidad en forma de sueño de reconciliación” (2007: 41), en este caso convertido en pesadilla. Rose Lema (2005: 194) atribuye esta escena a una “reflectáfora”5. Por un lado, esta secuencia es, desde la perspectiva del Forastero, un sueño, pues lo evoca el protagonista una vez se va a dormir. Por otro lado, la escena consiste en un recuerdo. El montaje la presenta por segunda vez, cuando Mordecai, de manera fortuita, acaba en el mismo lugar desde el que vio el suceso un año atrás y ello lo retrotrae a ese momento.

De esta manera, la narración se ocupa de poner en el mismo lugar, tanto físico como metafórico, al protagonista de la historia con el hombre detonante de toda la narración. Ambos comparten el dolor de los latigazos que este último recibió un año atrás, donde se sitúa cronológicamente el comienzo de la obra. El parecido entre ellos es más que llamativo. Es tal, que existen teorías que explican que el Forastero es el propio fantasma vengador del sheriff Duncan (McClelland & Clayton, 2014: 84).

La película ofrece, en distintos momentos, flashbacks que retrotraen a ciertos personajes al momento y lugar exactos en el que estaban el día que el trío de pistoleros mataron al sheriff. El primero en revivir el dolor de presenciar aquel crimen del pasado es Mordecai. La obra se vale del mismo recurso formal: acerca la cámara hasta su mirada, ofreciendo un primerísimo plano de sus ojos. Parece que Eastwood trata de penetrar en la memoria del personaje con el objetivo de la cámara. A tal recuerdo grotesco le acompaña un claroscuro que simboliza lo tenebroso que supone para Mordecai revivir aquel duro momento.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

En plano subjetivo, la obra nos pone en la piel del menudo personaje y explica desde dónde vivió exactamente aquel suceso.

La vergüenza y el miedo empequeñecen metafóricamente al ya de por sí pequeño Mordecai, que trata de desaparecer entre las sombras en las que está oculto. De esta forma, la narración logra plasmar formalmente el arrepentimiento y la cobardía.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Junto con el plano subjetivo de Mordecai, la película ofrece los distintos puntos de vista de todos los asistentes de aquel macabro asesinato. De este modo, el espectador es llevado al mismo nivel de culpabilidad que los vecinos de Lago ya que, al igual que ellos, se convierte en un mero testigo del crimen que está sucediendo ante sus ojos, sin posibilidad ni oportunidad de intervenir para evitarlo. El espectador no puede participar, obviamente, y la narración se encarga de hacerlo formar parte del colectivo de ciudadanos cobardes, para fomentar de este modo la sensación de culpabilidad y pena por el honrado sheriff Duncan.

Lo que llama la atención de esta secuencia flashback es que, si bien la obra pone en contexto el lugar exacto de cada ciudadano que vivió el asesinato, no es posible que el Forastero reviva en su memoria tal día que no presenció. Mordecai estaba escondido bajo una casa, los vecinos miraban desde dentro de sus hogares o asomados en los porches, pero el protagonista no se encontraba allí, de manera que es físicamente imposible que se retrotraiga del mismo modo que lo hace Mordecai. Este recurso narrativo sirve para complementar el sentido espectral o fantasmagórico que el protagonista de la obra ha demostrado desde el comienzo. Revive momentos que no ha vivido y desde puntos de vista que no ha presenciado. David Sterrit defiende esta misma idea, argumentando que, a lo largo de los años, esta narración ha evolucionado, “enfatizando en la ambigua ontología del personaje protagonista” (2014, 103). El propio Eastwood cataloga esta fantasía como una “pesadilla” (Kapsis & Coblentz, 1999) que sirve para tejer fuertemente todos los acontecimientos que ocurren en la película (pues todos giran alrededor de lo ocurrido esa fatídica noche).

Desde que llega a la ciudad, su figura espectral comienza a adueñarse de todo lo que le rodea. Los primeros en someterse a su dominio son Mordecai y el nuevo sheriff, Sam Shaw, que lejos de cortarle las alas, se encargan de encenderle los puros y protegerle de aquellos que tratan de atacarle. Este maltrato al que somete a los vecinos de Lago es un castigo por la impasibilidad que mostraron cuando su hermano fue asesinado. El Forastero convierte ciudad Lago en un infierno tanto para Stacey y los Carlin como para los ciudadanos, pues todos ellos son culpables en diferentes niveles, y, por lo tanto, todos merecen un castigo. El infierno está lleno de pecadores, entre ellos los cobardes (de ahí el título en castellano). Él se encarga de acusar a cada uno de lo que es y de impartir justicia. Esa es su filosofía: ojo por ojo y diente por diente. Esto queda plasmado cuando obliga a todos los ciudadanos a realizar unos preparativos de lo más extraños, que en teoría son importantes para defender la ciudad de los bandidos, valiéndose de sus recursos materiales.

Tiene especial fijación con el dueño del hotel, Lewis Belding, ya que en el pasado obstaculizó a su mujer –Sarah– cuando iba a ayudar a Duncan. Por ello, le obliga a vaciar todas las habitaciones, manda desmantelar su granero para construir las mesas de un banquete para los bandidos y, por último, se acuesta con ella. Incauta todos los rifles al armero, a sabiendas que los vecinos no van a ser capaces de defenderse, el tabernero debe poner el alcohol de forma gratuita para el citado banquete, las mujeres deben coser una pancarta de bienvenida y, por si todo eso fuera poco, obliga a todos los ciudadanos a pintar la ciudad entera de color rojo. La puesta en escena es de lo más estrambótica y alcanza su cénit cuando el Forastero bautiza a la ciudad con el nombre de Hell (Infierno).

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Esta transformación transciende lo meramente estético. Sirve para revelar la verdad del rostro de esa comunidad y del demonio que la dirige.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Este hombre deja ver su auténtica identidad, que más allá de ser simplemente el hermano del sheriff Duncan, consiste en ser un ángel vengador venido desde el infierno, tal y cómo al inicio se ha querido sugerir de forma más sutil. Al final, la narración rompe con cualquier tipo de elegancia semántica y muestra al Forastero tal y como es, entre las llamas que él mismo ha provocado, dentro de un infierno dominado por el rojo, la oscuridad y el calor.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

1.2. Espiral de violencia

La presencia de la venganza en esta obra supone narrativamente el sentido cíclico y circular de la violencia en Lago. La cobardía de sus instituciones –la alcaldía, el sheriff y la Compañía Minera– les obliga a contratar agentes de seguridad privada –mercenarios–. Este sistema trae consigo desorden social a la comunidad. Irónicamente, la forma que adopta el caos que azota a Lago es cíclica o si se quiere, circular. Paralelamente, se desarrollan dos tramas muy parecidas. Éstas están vinculadas entre sí, en un triángulo dramático cerrado configurado por el Forastero, Stacey Bridges –y los hermanos Carlin– y el sheriff Duncan.

La venganza personal es la creadora de una espiral de violencia que nunca acaba. En manos de la ley está el imponer justicia de manera imparcial, pero si las instituciones están corrompidas por el dinero y la cobardía, el ciclo violento no acaba nunca. Esto es lo que ocurre exactamente en ciudad Lago.

Stacey Bridges y los suyos mataron al sheriff Duncan por encargo de la Compañía Minera. Tras esto, vieron que ellos eran dueños de la ciudad, pues no había nadie que pudiera detenerlos. Al parecer, se equivocaron y lograron encarcelarles. Tras su salida, regresan a Lago para vengarse de los ciudadanos que los pusieron entre rejas. Bridges y los suyos desconocen que Duncan tenía un hermano que pretende vengar su muerte. Por ello, la narración está basada en un círculo cerrado motivado por la venganza en ambos casos.

La espiral de violencia avanza en sus giros salvajes desde el comienzo de la narración. Los últimos pistoleros contratados por la compañía minera amenazan al Forastero nada más llega a Lago. Tratan de batirse en duelo contra él. No obstante, el resultado directo es la muerte de estos personajes, cuya aparición es fugaz, y consecuentemente, el consejo de la compañía minera opta por contratarle para enfrentar la amenaza que se aproxima. La espiral de la violencia da de este modo su primera vuelta. Unos pistoleros son asesinados, el nuevo es contratado. Los ciudadanos de Lago en vez de tomar las armas ellos mismos, no hacen otra cosa que sustituir a los agentes privados que velan por sus intereses cada vez que unos acaban con los otros. Este sentido circular es clave y la propia narración pone a su servicio elementos plásticos que complementan su significado.

Para empezar, el propio montaje pone a su disposición un recurso, que veinte años más tarde el propio Eastwood utilizará en “Sin perdón” (“Unforgiven”, 1992), consistente en repetir el plano de apertura y clausura de la narración. Cierra así un círculo narrativo que sirve, en este caso, para definir al protagonista fantasmagórico de la narración (página 3), al tiempo que para finalizar el ciclo violento que los ciudadanos crearon al matar a su hermano. Él llega, imparte su justicia y se marcha, dejando ciudad Lago condenada a ser por siempre ciudad Infierno.

Narrativamente, el viaje que realizan Stacey Bridges y los suyos se asemeja al del Forastero, pues ambos llegan del desierto a la ciudad montados a caballo, con ansias de venganza. Por eso mismo, la narración emplea el mismo método para narrarlo. El montaje repite, desde los planos panorámicos hasta los generales, la llegada del Forastero a Lago,

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

y la entrada de los bandidos a Hell:

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Por otro lado, la forma que la espiral de la violencia decide adquirir en esta narración se ve configurada por el látigo en varias ocasiones. Ésta toma su máxima expresión cuando el Forastero les tira uno a los bandidos y a los ciudadanos. Retorcido, oscuro y mortal, los vecinos y Stacey Bridges contemplan el objeto que un atrás utilizaron para matar al sheriff Duncan.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

El valor semántico del látigo es clave, pues es un motivo utilizado en la narración asociado al miedo, el dolor y la muerte. Es muy llamativo cómo al comienzo, el hombre extraño que delinque, mata y muestra brutalidad sin inmutarse, reacciona de forma exagerada y asustadiza al escuchar el chasquido de un látigo. Esta es la presentación del vínculo que el personaje protagonista y este elemento formal comparten.

Más adelante se comprende el porqué de esa reacción. El Forastero sufre una especie de trauma por los látigos –y sus chasquidos-, pues estos se emplearon de manera salvajemente cruel para matar a su hermano. La secuencia del asesinato del sheriff Duncan también sugiere un sentido circular narrativa y formalmente. Para empezar, este acontecimiento se repite tres veces: en primer lugar, aparece en los sueños del Forastero. Después es rememorado por Mordecai y, al final, es recreado cuando este mata a Bridges y los Carlin. Formalmente, no es casualidad que los bandidos rodeen al sheriff Duncan. Lo encierran en un círculo creado por ellos mismos, mientras lo azotan desde diferentes posiciones. Este círculo es la violencia puesta en escena.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Lo metafórico de su venganza es el método empleado para llevar a cabo los asesinatos de Stacey Bridges y los Carlin. El Forastero lleva el recuerdo del asesinato de su hermano al campo de la realidad. Mata a sus asesinos del mismo modo que ellos lo hicieron. Al primero lo atrapa por el cuello y lo golpea del mismo modo que hicieron con su hermano. Al segundo lo ahorca con otro látigo, hasta que muere asfixiado. Al tercero, sin embargo, le dispara tres veces, pero la narración se encarga de simbolizar sus heridas como si los azotes en la espalda de un látigo las hubiesen provocado.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

2. Denuncia a la cobardía estadounidense

Esta película es una clara denuncia a las instituciones americanas. Este concepto es clave para comprender el revisionismo clásico del género wéstern. Eastwood revela en sus obras un desengaño hacia las instituciones americanas, utilizando el género wéstern como vehículo para revisar la fundación de la nación estadounidense. Vaux dicta que con esta película Eastwood sugiere que el comportamiento de rebaño de la sociedad domina la vida política:

Este tipo de comportamiento público de manada domina el discurso político, porque el deseo de riqueza y poder dan forma a la promulgación de la ley, así como lo que se convierten en palabras estériles cuando las personas son libres de diseñar sus propias reglas desde cero y practicar la crueldad física en nombre de la justicia” (2010: 18).

Las compañías financieras, la administración y la policía son atacadas metafóricamente. O, en otras palabras, son ridiculizadas en clave cómica por un lado y, violenta, por otro. Michael Henry especifica que “High Plains Drifter” (1973) es “una alegoría bizarra que destroza todas las normas del wéstern clásico” (1984: 99). Lo dice por la forma en la narración dibuja al sheriff, completamente gordo y pasivo, sin autoridad alguna. Al contrario del wéstern clásico fordiano, en el que un sheriff era el dueño y señor del orden dentro de la comunidad. La figura del héroe de la frontera, por su lado, también presenta una mirada revisionista, pues no es habitual ver al arquetípico personaje que pone su conocimiento del mundo salvaje -e inmoral- al servicio de la comunidad, al tiempo que viola a una inocente y maltrata al resto de vecinos.

Mordecai es el personaje del que se vale la película para encarnar la burla y la denuncia de las instituciones que conforman la sociedad estadounidense. Este hombrecillo es una especie de figura filial para el Forastero. Desde el momento en el que aparece en ciudad Lago y mata a los últimos guardaespaldas que la compañía minera contrató, todos los ciudadanos se quedan perplejos y asustados excepto Mordecai. Él se acerca al recién llegado pistolero y se presta a servirle en todo momento, ya que le regala varios puros y siempre está ahí para encendérselos.

En la escena en la que el Forastero viola a Callie Travers en un granero, Mordecai aparece escondido y presencia excitado lo que acontece ante sus ojos. La obra no especifica si su excitación e interés por presenciar este acto brutal está más motivado por la presencia femenina o masculina. Más tarde se sale de dudas cuando Mordecai se ocupa de bañar y cuidar el cuerpo desnudo de un Forastero que ignora su presencia. De esta manera, el pequeño vecino de Lago se pone inmediatamente a las órdenes del protagonista.

La burla hacia las instituciones toma forma en la escena en la que el protagonista está preparando a los vecinos para la defensa de la ciudad. Ante la ya vista incompetencia del alcalde y del sheriff, el nuevo protector de Lago se toma la libertad de renombrar ambos cargos en Mordecai. Este menospreciado personaje pasa de ser el clásico “tonto del pueblo” a alcalde y sheriff, ante la mirada atónita de todos los presentes. Mordecai, lejos de comprender que está siendo objeto de burla y mofa, se enorgullece de sus nuevas responsabilidades. Se sube encima de la barra de la taberna completamente absorbido por su papel, pues pretende inaugurar un nuevo día de fiesta en la ciudad.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Dadas la incompetencia, inoperatividad e inutilidad de las instituciones públicas de ciudad Lago, hasta el más discapacitado de todos sus ciudadanos es capaz de llevar a cabo ambas tareas. Así, la obra ridiculiza la función y trabajo de los hombres de ley de la sociedad americana. Da a entender que cualquiera puede llevarlos a cabo, porque su inservible tarea no aporta nada a la hora de solucionar problemas.

Respecto a la administración pública, todo queda dicho. Aun así, la obra vuelve a utilizar al personaje de Mordecai, para expresar lo que las compañías privadas llevan haciendo en ciudad Lago con los cuerpos del estado. La Compañía Minera Lago es quien sustenta económicamente a toda la ciudad. Es alrededor de la extracción del oro cómo se financian los demás negocios que se han establecido allá. Por ello que, cuando el consejo de la compañía minera entiende que deben acabar con el sheriff Duncan, por el bien de todos los comercios de la ciudad, nadie interviene. Si la Compañía Minera Lago desaparece, la ciudad entera se va al traste.

Por todo esto, una noche en la que el nuevo alcalde-sheriff de Lago celebra su “victoria electoral” emborrachándose, los representantes de los principales negocios de Lago –un directo de la compañía minera y el dueño del hotel- lo paran en mitad de la calle y le propinan un puñetazo que lo tumban.

Metafóricamente, lo que las instituciones privadas sienten por los estamentos gubernamentales se ve reflejado en este golpe que derrumba a Mordecai. La Compañía Minera Lago es un arma de doble filo para los vecinos de la ciudad. Ellos son, al mismo tiempo, el motivo principal que los ha llevado a fundar la ciudad y la razón por la que malviven y se van a la ruina.

La actitud moral que la obra transmite es: ten el valor de hacer lo correcto, a no ser que tengas remordimientos, porque si no el ángel vengador descenderá para darle la vuelta a tu mundo (McClelland & Clayton, 2014: 87). Esta idea parece comprenderla finalmente Mordecai, que ve su arco de transformación cerrado en la escena clímax de la película.

La noche en que el Forastero venga la muerte de su hermano matando a la banda de Bridges, resulta que Belding (el dueño del hotel) estaba esperando ese momento escondido tras un edificio. Está apuntando con su rifle al Forastero con intención de matarle y acabar así con la violencia en la ciudad. Su intención es instaurar de nuevo el antiguo orden que imperaba en la ciudad. Este hubiese conseguido su objetivo si no llega a ser porque Mordecai supera su cobardía y mata a Belding de un tiro. De esta manera, el pequeño alcalde-sheriff recupera la dignidad que un año atrás perdió al mirar, al igual que el resto de vecinos, lo ocurrido con Duncan.

Esta secuencia final guarda estrecha relación con la obra El hombre que mató a Liberty Valance” (“The man who shot Liberty Valance”, John Ford, 1962). En ella, Tom Doniphon se encuentra oculto tras un edificio, exactamente igual que Belding en “High Plains Drifter”.

"El hombre que mató a Liberty Valance"

La diferencia estriba en que Doniphon logra disparar contra Liberty Valance (el bandido y personaje antagónico de la obra) mientras que Belding no consigue ni disparar contra su bandido por culpa de Mordecai.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Simbólicamente, el significado de esta acción cambia, porque en “The man who shot Liberty Valance” disparar a escondidas es un acto justificado. Sirve para proteger a Ransom Stoddard. De este modo, se establece justicia en su comunidad y restauran el orden social. Sin embargo, en “High Plains Drifter” (1973), haciendo gala del revisionismo Eastwoodiano, resulta que, si el dueño de un hotel trata de disparar contra el bandido que ha forzado a su esposa a acostarse con él, ha decidido destartalar su granero y, por último, vaciar todas las habitaciones de su negocio por puro capricho, está mal.

Por otro lado, el personaje del sheriff es utilizado de un modo similar al de Mordecai. También sirve para cuestionar la autoridad vigente y ponerla en ridículo mediante la burla. Para empezar, la forma con la que la narración presenta al sheriff dice mucho más de lo que en primera instancia parece. La única razón por la que el incompetente sheriff Shaw permanece en su puesto es que hace la vista gorda ante la trama de corrupción que sostiene la comunidad de Lago. Su cometido consiste en permanecer bajo las órdenes de la Compañía Lago y no entrar en conflicto con ningún pistolero que se presente.

La narración utiliza una metáfora visual para trasladar este mensaje. La puesta en escena sitúa al Forastero por encima de la autoridad vigente. Él llega montado en su caballo y el sheriff Shaw, por el contrario, se encuentra medio tumbado sobre una mecedora, en una posición inferior, tanto física como moral.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

Es más, de forma muy sutil, la figura del protagonista avanza por el centro de la ciudad hasta colocarse paralelamente delante de la comisaria, que se identifica por el austero cartel que dicta: “Sheriff”. Entre las múltiples formas posibles de narrar esta escena, la obra opta por la de colocar la cámara de forma que el Forastero ocupa con su figura el lugar que preside el cartel.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

De esta manera, se traslada la idea de que su autoridad y su fuerza están por encima de las locales y que, además, ha llegado allí para imponerse en su lugar.

Siguiendo con los miembros de esta comunidad, los habitantes de Lago forman en su conjunto un solo personaje. Todos ellos, más allá de sus propias personalidades, actúan como un solo ente, sometido a hombres más autoritarios que ellos. La propia narración se encarga de darles el mismo rostro cuando la ocasión se presenta. De hecho, la participación de los ciudadanos de Lago queda marcada por la pasividad, la crueldad y la violencia privatizada. Su papel climático en esta obra consiste en no hacer nada cuando el sheriff Duncan estaba siendo torturado.

La secuencia flashback está formalmente compuesta por unos claroscuros que, característicamente, ocultan la cara de todos los testigos allí presentes, dibujando en todos estos vecinos el mismo rostro sombrío, el cual esconde la vergüenza que sus caras deben estar mostrando. Por ello, todos los ciudadanos de lago son, en este sentido, un único personaje atormentado por el arrepentimiento, vergüenza y miedo a la violencia.

"Infierno de cobardes" ("High plains drifter") de Clint Eastwood

La ciudad habla de los ciudadanos. Incluso puede considerarse a la misma como un personaje secundario. Tal y como John H. Foote (2009: 14) indica “a diferencia de las ciudades western que habíamos visto en películas anteriores, ésta parecía terriblemente premonitoria, como si los ciudadanos no pensasen en prosperar allí o siquiera consideraran un futuro”.

Notas

1 Esta metáfora sirve para enlazar esta obra con “American Sniper” (2014) que temáticamente desarrolla este concepto de lobos, rebaños y pastores.

2 Estos planos sirven para complementar el sentido circular de la narración, como más adelante se desarrollará.

3 Claro homenaje de Eastwood al personaje creado por Sergio Leone en la trilogía del dólar.

4 Traducción del inglés: objetivo.

5 El movimiento y conversión de una imagen, mental o visual, en otra; pero que guarda, en un nuevo espacio y en un nuevo momento, algunos rasgos, imaginarios o actuales, de su aspecto interior, casi reiterándolos, autosimilarmente (Lema 2005: 194).

 

Bibliografía

AGUILAR, C. (2010). Clint Eastwood. Madrid, España: Cátedra.

ANSON VAUX, S. (2012). The ethical vision of Clint Eastwood. Michigan, United States of America: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

BENOLIEL B. (2007). El libro de Clint Eastwood. Colección de grandes directores. París, Francia: Cahiers du cinéma.

BRIGGS, J. y F.D. PEAT. (1991). Un miroir turbulent. Guide illustré de la théorie du chaos. París: Interéditions In LEMA, R. (2005). El sueño y el recuerdo en High Plains Drifter: incertidumbre y reflectáforas. Revista de Humanidades: Tecnológico de Monterrey, (19), 193-213.

FOOTE, J. H. (2009). Clint Eastwood: Evolution of a Filmmaker: Evolution of a Filmmaker. Westport, Connecticut, Estados Unidos: Greenwood publishing group.

KAPSIS, R. E., & Coblentz, K. (1999). Clint Eastwood Interviews. Jackson, Estados Unidos: University Press of Mississippi.

LEMA, R. (2005). El sueño y el recuerdo en High Plains Drifter: incertidumbre y reflectáforas. Revista de Humanidades: Tecnológico de Monterrey, (19), 193-213.

McCLELLAND, R. T., & CLAYTON, B. (2014). The philosophy of Clint Eastwood. Lexington, Kentucky: University Press of Kentucky.

STERRIT, D. (2014). The cinema of Clint Eastwood. Chronicles of America. Nueva York, Estados Unidos: Wallflowers Press.

 

Siguiente artículo

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Recibe nuestro newsletter

Suscríbete ya a nuestro newsletter y recibe cómodamente lo mejor de Código Cine

Rellena estos datos:




¡Gracias por suscribirte!