“Telemanía”: 20 años de la publicación de un “libro de culto” de series de TV (entrevista a Jordi Solé)

Mucho antes de que nos reconociéramos asistiendo a la llamada “era dorada de las series de tv”, estas eran ya, sin embargo, un fragmento importante de la vida de muchos para los que la TV no tenía sentido sin ellas. En la época de “Juego de tronos” y del streaming, cuesta entender el vínculo tan fuerte que algunas series de los 70, los 80 o los 90 formaron con una generación de espectadores que casi se juegan en ellas su propia identidad, la mejor forma de recordar su infancia, o incluso de entenderla. Y justo cuando todo estaba a punto de cambiar, a finales del siglo XX, Jordi Solé y Antoni Capilla escribieron la guía definitiva de las series de TV en España: “Telemanía, las 500 mejores series de TV de nuestra vida”. Publicado por Salvat en 1999, el libro se convirtió en una golosina emocional capaz de derretir con sus recuerdos a varias generaciones de espectadores televisivos.

Código Cine ha querido hablar con Jordi Solé sobre este libro que terminó siendo tan especial como su propia existencia en 1999, una época en la que aún nadie preguntaba de oficio: “¿Y tú qué series estás viendo?

 

Código Cine: Jordi, antes de nada, “Telemanía” está agotado en todas partes y la única forma de conseguir esta guía de series que tan felices hizo a muchos a finales del siglo pasado es el mercado de segunda mano. No sé si con el paso del tiempo habrás llegado a sentir que se trata de un libro muy querido por sus propietarios, ¿no te parece?

Jordi Solé: Para ser sincero sí que he tenido algún indicio de eso. De vez en cuando descubres que alguien lo tiene y que lo conserva con mucho cariño. Y eso es una gran satisfacción y te hace sentir muy bien. Porque te demuestra que hiciste un buen trabajo. Aun así, creo que nos queda la espinita de que pese a haber elaborado un producto de culto, eso no nos ha traído tantos réditos como a otros. Ahora mismo estamos en la edad de oro de las series, pero nadie nos contrata como colaboradores en ningún programa de radio o TV para hablar de series. Y, como periodista y experto, duele un poco, la verdad.

Bueno, hace ahora veinte años que tuvisteis esta idea de armar el más exhaustivo directorio de series de TV para el público español hasta el cambio de siglo. Quizás Antoni y tú fuisteis los primeros “seriófilos” de nuestro país, aunque aún no existiera el término. Este debió ser un libro nacido… de la pasión, ¿no es así? ¿cómo nació?

J.S.: Toni y yo éramos compañeros en la revista Fantastic Magazine y se nos ocurrió hacer una pequeña sección en donde cada mes recuperábamos una serie mítica de los 70 o los 80. Nos lo pasábamos pipa haciéndola y empezamos a barajar la idea del libro. Se lo ofrecimos a Salvat y ellos nos dijeron enseguida que sí. Para los estándares del mundo editorial, todo fue muy fácil y rápido, visto en perspectiva.

Lo cierto es que, en el mundo actual, las series de TV gozan de una posición tan integrada dentro del audiovisual de calidad que existen infinitud de publicaciones sobre ella, pero en 1999, un libro monográfico de series de TV… era toda una novedad, ¿fuisteis conscientes?

J.S.: Sí, sí que lo fuimos. Pero es que entonces las series ya formaban parte del imaginario colectivo. Lo que pasa es que mientras que hoy la pregunta es “¿Qué serie sigues?” antes era “¿Viste el capítulo de ayer?”. Todo el mundo veía lo mismo y al mismo tiempo y claro, era más fácil colarse en la agenda del público. Hoy día, nadie vería un engendro como “Los hombres de Harrelson” pero el los 70 la vimos todos y todos seguimos acordándonos de TJ y su tejado. Eso jugaba a nuestro favor.

Jordi, a menudo se dice que la llamada “era dorada de las series de TV” nació con el triunvirato formado por “The Wire” (2002), “Los Soprano” (1999) y “A dos metros bajo tierra” (2001), pero “Telemanía” se publicó en 1999. ¿Podríamos decir que el libro marca, para los espectadores en España, una suerte de cierre de una época… en los albores del comienzo de otra que la iba a revolucionar por completo?

J.S.: Visto en perspectiva, quizás llegamos un poco antes de tiempo, sí. Nos perdimos las primeras grandes series del siglo XXI y la revolución que supuso, por ejemplo, la llegada de la HBO. Pero bueno, el libro apelaba un poco a la nostalgia y poder recopilar buena parte de los títulos de esa primera etapa también estuvo fantástico. Me gusta la idea de Telemanía cerrando una época, sí.

Ya en la introducción de “Telemanía”, que muy divertidamente titulasteis “Carta de ajuste”, afirmabais que uno de los mayores problemas fue decidir qué series de TV entrarían en el libro, porque eran muchísimas. ¡Y eso que recogisteis hasta 500! Sin embargo, desde la óptica actual en la que la sobreoferta es inabordable, nos parece que eran pocas… y guardaban con nosotros un vínculo personal muy fuerte. ¿Crees que se podría hoy hacer un “Telemanía” que fuera tan emocional y tan especial para los aficionados a las series?

J.S.: La verdad es que tuvimos que cortar casi un 20% del texto original del libro por imposición de la editorial. Y eso significó tanto dar menos información de algunas producciones como dejar fuera a otras cuantas. Para mí fue especialmente doloroso, porque sí es verdad que fue un proyecto con el que me involucré de manera muy emocional. Hoy, por supuesto, con toda la oferta que hay, deberíamos hacer una enciclopedia por fascículos. ¡Por cierto, que ahora que lo digo, lanzo la idea desde aquí y me ofrezco para llevarla a cabo! Por lo que hace al lazo emocional, bueno evidentemente no con todas, pero cada uno tendría sus favoritas y sus placeres culpables que podría encontrar allí.

Aún hoy, hojeando “Telemanía”, impresiona encontrar algunas series de culto que iluminaron a generaciones enteras. Series como “Doctor en Alaska”, “Bonanza”, “Luz de luna”, “Kungfu”… ¿no os afectó el vértigo de la tarea de redactar un texto capaz de recoger algo de lo que terminaron siendo algunas de estas series para ciertas personas?

J.S.: ¿Te cuento un secreto? El libro lo escribimos en muy poco tiempo. Seis meses, creo recordar. Tuvimos tanto trabajo de documentación de datos y fotos (conseguir tantas fue un milagro, entonces Internet no era lo que es hoy) que no fuimos conscientes de otra cosa que no fuese cumplir con el plazo de entrega. Fue un curro increíble. Pero también muy gratificante. ¡Aprendí tantas cosas en tan poco tiempo!

Como documento casi “enciplopédico”, “Telemanía” incluye las huellas de fenómenos televisivos de los que hoy, quizás, renegamos, como aquel Steve Urkell de “Cosas de casa” (1989) o “Médico de familia” (1995). Para muchos, hoy es la imagen mental de aquella constelación de series de televisión que palidecen al contraste con series como “Mad Men” o “The Wire”. Pero “Telemanía” también incluía propuestas brillantes como “M.A.S.H.” (1972), “Misión imposible” (1966) o “Millennium” (1996). ¿La historia está juzgando mal aquella época de la que “Telemanía” da testimonio?

J.S.: En mi opinión, entonces había series buenas y malas y hoy hay series buenas y malas. Es cierto que el listón ha subido de manera brutal… igual que el presupuesto de cada producción. En los 70 y los 80 ninguna estrella de cine que no estuviera en decadencia quería hacer tele porque lo encontraba un medio menor. Hoy podemos ver a la mayoría de los grandes encabezando una serie sin ningún problema. Cada época tiene que juzgarse a la luz de lo que era aquel momento. Es indiscutible que hoy las series son mucho mejores, pero eso no implica que antes no se hicieran cosas fabulosas. Especialmente en el ámbito de las miniseries, de las cuales en “Telemanía” solo tocamos unas pocas por imposición editorial y que, como ya gozaban de un presupuesto mucho mayor, también eran productos mucho mejores. Recordemos “Holocausto”, “Vientos de guerra” o “Marco Polo”, sólo por citar algunas. O series al uso como “Luz de luna” o “Doctor en Alaska”. No tendrían tanto que envidiar a cosas que se hacen hoy en día. Al final, todo es una cuestión de cuánto dinero y talento decides invertir en un producto.

Con el paso del tiempo, ¿os arrepentisteis de haber dejado fuera de “Telemanía” alguna serie de tv? ¿Algún olvido imperdonable?

J.S.: Ya te digo que tuvimos que cortar un 20% del texto original. Hubo algún olvido imperdonable, pero no que se nos pudiera imputar a nosotros. Todavía tengo un archivo de Word que lo atestigua, jejeje…

En tu curriculum de 1999 ya figuraba haber trabajado en otra publicación de culto de la época, “Teleindiscreta”. Parece que llevabas las series de TV en la sangre y que terminarías escribiendo “Telemanía”, ¿seguiste trabajando o publicando posteriormente sobre el mundo de las series?

J.S.: Sí, aunque menos de lo que habría querido. Hice colaboraciones en tele y radio, pero de eso ya hace bastante. Mi trayectoria ha derivado totalmente hacia el terreno de la ficción, que es lo que de verdad llevo en la sangre. De momento ya he publicado una decena de novelas y un par de ellas incluso han estado a punto de ser llevadas al cine. Supongo que se cerrará el círculo el día que me fichen como guionista de una serie. Cosa que, por cierto, me en-can-ta-rí-a.

Dinos la verdad, ¡te ha tentado hacer un “Telemanía 2”!, ¿qué tal un segundo volumen?

J.S.: No sólo nos tentó, sino que estuvimos trabajando intensamente en la segunda parte. Toni y yo recopilamos una montaña de información en la que estaban TODAS la series emitidas por las TV nacionales hasta casi el final del siglo 20. Suficiente para una segunda parte casi sin entrar en esta edad de oro en la que vivimos ahora. Queríamos editarlo nosotros mismos para evitar otro tijeretazo. Buscamos la colaboración y la complicidad de la Academia de la TV española (que nos parecía el socio más obvio) pero al final no encontramos financiación para el proyecto y la cosa se quedó en nada. Por cierto, la documentación sigue estando ahí, si alguien se anima…

 

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Recibe nuestro newsletter

Suscríbete ya a nuestro newsletter y recibe cómodamente lo mejor de Código Cine

Rellena estos datos:




¡Gracias por suscribirte!