Entrevista con Javier Rebollo: Las llaves de Joao

¿Qué es un encuentro sino un auténtico choque de filos? Uno donde la violencia, a lo sumo, no proviene de la fuerza sino que se fragua sobre los parámetros de una estrategia.
Una que empieza preparándose pero que, seguidamente, se transformará en exquisito “cuaderno de campo” que muta en impredecible, inseguro, y por tanto, en contundente desafío en busca de unas respuestas que quizá solamente terminen en más preguntas, definiéndose  una estructura como si se tratase más de una salida antes que una meta de un recorrido.


De cómo los actantes van poblando la diégesis, los reales y los imaginados o viceversa, y de cómo se van construyendo las bases del diálogo enumerando los referentes soñadores, esto es, la cinefilia y los reales, aquellos Pasadores inmortales.


Leer


De cómo se van polarizando las posturas dentro de la charla acabando en una política del error como herramienta docente nuclear, desde un punto de vista bretchiano hasta una consecución de la cultura conducida por un Pasador, donde todo es proclive de enseñanza, no como educación sino como escenificación de un posicionamiento vital.

Leer



De cómo desde el final se ve más claro el principio y de cómo, entre tanto, se forma un magisterio, derrumbando las normas para edificar otras nuevas siendo la vida testigo y protagonista de tal proceso.


Leer


 

Agradecimientos a Carlos Sánchez y Olga Hurtado del Hotel Wellington y muy especialmente, a Dani Sanchis, Javier Rebollo y a Joao.
De corazón.

Siguiente artículo

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Recibe nuestro newsletter

Suscríbete ya a nuestro newsletter y recibe cómodamente lo mejor de Código Cine

Rellena estos datos:




¡Gracias por suscribirte!