“Lolita”: De cómo aparece Lolita. Los pies de La Regenta.

Va a la casa de la señora Haze para alojarse allí como inquilino tras aceptar un puesto de profesor en la universidad. Dispuesto a irse a otra casa ya que esta no le convence, la señora Haze le pide que no se vaya hasta que no vea al jardín. Y allí está ella, Lolita, leyendo en la hierba, en una imagen icónica repetida hasta la saciedad. Pero aquí Lyne no puede contenerse de introducir una nota sumamente erótica como es el aspersor de agua que riega el jardín colocado detrás de sus nalgas, mientras su rostro va apareciendo poco a poco detrás de una rama. De hecho, nosotros nos convertimos en Humbert contemplando a Lolita por primera vez. Allá donde Humbert (la cámara) posa la mirada, lo hacemos nosotros. La mirada indecente, voyeur, deseosa de Humbert. La cámara va poco a poco “desnudando” a Lolita para nosotros, y lo primero que vemos es la parte inferior del cuerpo, las piernas, las nalgas, el aspersor, para terminar en la cara. Somos los perfectos voyeurs, al igual que Humbert. Y lógicamente, el aspersor se convierte aquí en los deseos más íntimos del profesor, justo ahí colocado.

"Lolita"(Adrian Lyne, 1997)

Lolita leyendo en el césped de manera distraída mientras Humbert la mira embelesado. “Preciosa” dice, mientras la señora Haze le habla de azucenas. Lógicamente, él solo puede pensar ya en Lolita.

"Lolita"(Adrian Lyne, 1997)

Lolita jugueteando con sus pies; bien podría parecer que ella sabe que está siendo contemplada y se ha colocado ahí cual Venus, midiendo sus gestos.

"Lolita"(Adrian Lyne, 1997)

La simbología erótica de los pies es un tema tratado desde antiguo, e incluso hoy en día sigue siendo un elemento a tapar en países como Japón.

En el Antiguo Testamento (Reyes 11,8) el término “lavar los pies” sustituye al coito para contar la relación ilícita de David con Betsabé en ausencia de su marido Urías. Buscando justificación del embarazo, David le pide al marido que vaya a acostarse con su mujer: “Después dijo David a Urías/vete a casa y lava tus pies”.
Pensemos en la historia del arte, tema tratado reiterado, el de los pies desnudos:

“Venus y el organista”. Tiziano

“Venus y el organista”. Tiziano.

Aunque no nos tenemos que ir tan lejos para ver la erótica de los pies. Pensemos en una de las novelas cumbres de la literatura española, La Regenta. El clímax se alcanza en el momento en el que Ana sale en la procesión con los pies… desnudos. Veamos cómo reaccionan tres personajes femeninos ante tal escándalo:

—¡Calzado! ¿qué calzado? El pie desnudo…
—¡Descalza!—gritaron las tres damas.
—Pues claro, hijas, ahí está la gracia… Ana ha ofrecido ir descalza…
—¿Y si llueve?—¿Y las piedras?—Pero se va a destrozar la piel… —Esa mujer está loca… —¿Pero dónde ha visto ella a nadie hacer esas diabluras?
—¡Por Dios, Marquesa, no blasfeme usted! Diabluras un voto como este, un ejemplo tan cristiano, de humildad tan edificante….

Lolita viendo en una revista fotografías de actores de Hollywood; al fin y al cabo, es una adolescente americana interesada y deslumbrada por el star system; soñando con algo mejor. Mira al profesor y le sonríe, enseñándole sus brackets. Perfectamente imperfecta.

"Lolita"(Adrian Lyne, 1997)

“¡Preciosa!”, vuelve a exclamar Humbert absolutamente embelesado. Lógicamente, se queda con la habitación.
La contempla tendiendo la ropa; blanca, pura, como la propia Lolita a ojos de Humbert. Sin mácula. Ella se hace notar, sabe que él la mira, haciéndole pequeñas “travesuras”, como el pasar por encima suya con los pies (desnudos) manchados de barro y mancharle. La sonrisa de él es irresistible. Lolita tendiendo ropa sin mácula pero con los pies sucios de barro. Los pies de Lolita.

"Lolita"(Adrian Lyne, 1997)

Siguiente: “Lolita”: El diablillo mortífero
Volver al índice de “Lolita”

Siguiente artículo Artículo anterior

Tu dirección de correo no será publicada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR

Recibe nuestro newsletter

Suscríbete ya a nuestro newsletter y recibe cómodamente lo mejor de Código Cine

Rellena estos datos:




¡Gracias por suscribirte!