Buscar Menu

Una reflexión cinematográfica y colectiva sobre el fenómeno de la mirada a través de la mirilla, sea esta el visor clandestino por el que mirar aquello que debía quedar oculto, el ojo de la cerradura que revela el deseo, la relación imaginaria entre el sujeto que mira y aquel que se convierte en su objeto mirado, la condición de la mirada impune, la mirada fotográfica, o incluso las mirillas asesinas que aparecen como la forma de captura más radical. Las “mirillas” revelan algo del sujeto que mira, así como la relación con el objeto mirado (o con el mundo) que solo se manifiesta al mirar a través. La “mirilla”, por tanto, como categoría propia del “mirar” al mundo, al otro.

Os proponemos pensar el fenómeno de la mirilla y sus efectos, ensayados a lo largo de una selección de películas en las que cobran todo su valor: El francotirador (Clint Eastwood, 2014), Decálogo #6 "No cometerás actos impuros" (K. Kieslowski, 1990), La ventana indiscreta (Hitchcock, 1954), El aficionado (K. Kieslowski, 1979), Zoo (Peter Greenaway, 1985) y Blow-up (Deseo de una mañana de verano) (Antonioni, 1966).

Collage: Marcos Isabel.

Mirillas de cine
Close
Close