Buscar Menu

El abismo del deseo

¿De cuántas formas se puede representar en el cine el vértigo del deseo, las pulsiones y el abismo que se abre con ellas ante nuestro ser?

Película Narciso Negro (1947) de M. Powell y E. Pressburger

¿Y de qué naturaleza es la llamada desesperada que se esconde en la campana cuyo estruendo hace temblar el corazón y amenaza la vida misma?

Con estas dos preguntas, bien podríamos ceñir dos de las ideas más potentes que alimentan y aceleran el in crescendo fundacional del que emerge el relato de Narciso negro (Black Narcissus, Powell y Pressburger, 1947), y que van a latir al fondo del film durante todo su metraje. Y ciertamente, la imagen de la hermana Ruth (Kathleen Byron), tañendo esa enorme campana, al borde de uno de los precipicios más vertiginosos de la historia del cine, mirando al interior del valle y arriesgando su cuerpo para proyectar el sonido a kilómetros de distancia, no solo es la imagen más emblemática del film, con la que se suele resumir por entero allí donde conviene hacerlo, 

…sino también, una de las más acertadas metáforas con las que dar a ver el riesgo que acompaña al sujeto en su relación con el deseo, y muy especialmente en el caso de aquellos, como la hermana Clodagh (Deborah Kerr), que lo habían rechazado en su vida, hasta tomar los hábitos y cerrar para siempre la puerta de los sentimientos. Pero la palabra “sentimientos” no alcanza a decir lo que en unos términos más temerarios, dice sin decir la imagen de ese abismo infinito que se abre a los pies mismos de la hermana Ruth, como un salto al vacío, como una amenaza que parece atraerla en la desgracia para hacerla pedazos. De hecho, cabe proponer una lectura un tanto más nutrida de la imagen, como ese abismo, que en todo representa, como veremos, a una vivencia de saturación pulsional que se articula como límite mismo para el sujeto, como umbral al que no habrá de acercarse a la ligera, pero al que volvemos sin remedio para lanzar una estruendosa llamada que nace del cuerpo mismo.

En otros términos, cuerpos que se exponen al vacío, bajo riesgo de muerte, para lanzar, incontenibles, una llamada desesperada que se oiga en todo el valle, para hacer saber de su deseo y de aquello que se agita en su interior. Las hermanas Clodagh y Ruth son las únicas que tañen la campana en este film, siempre ligada a sus cuerpos, bien sea a través de la cuerda con la que se transmiten sus vibraciones, o bien a través de la composición de la imagen, que en ocasiones juega a confundir sus formas, a colocarlas una sobre la otra, para explicitar la metáfora:

Mujer y campana, fuentes de una llamada en ambos casos, de un suceso del cuerpo, al borde mismo de su caída, que no puede esperar; y mucho menos en las dependencias del viejo Palacio de Mopu, antiguo lugar de los placeres carnales, en donde la hermana Clodagh se ha instalado para fundar un convento junto a otras monjas que la acompañan en el reto. Pero no nos escandalicemos, si es que acaso esto estuviera justificado pues, al contrario de cómo apuntan algunos, lejos de querer contarnos una historia sobre perversiones…

Hace mucho tiempo que al público de Estados Unidos no se le ofrecía una película tan pervertida, de mal gusto, viciada de inexactitudes y ridículas improbabilidades1.

…, Narciso Negro tiene como tema central narrarrnos la reparación subjetiva de la hermana Clodagh, es decir, relatarnos el viaje tras el que volverá convertida en otra, ya en vías de aliviar sus bloqueos y entreabrir puertas cerradas, liberada de sus obsesiones neuróticas y los efectos venenosos de una experiencia amorosa que la había herido profundamente. De suerte que se pueda comprender la evolución entre estas dos miradas:

Por eso vamos a trazar el camino que lleva de una a otra mirada, por un viaje subjetivo, el viaje de Clodagh.

Continúa: "Narciso Negro: El viaje de la hermana Clodagh (1ª parte)".

Referencias

[1] Así fue descrita por el semanario católico The Tidings (Los Ángeles). Citado en VÁZQUEZ PRIETO, P. (2021, 28 de septiembre). “Pervertida” pero consiguió convertirse en un clásico del cine. La Nación. Recuperado de: https://www.lanacion.com.ar/espectaculos/cine/narciso-negro-la-exotica-pelicula-que-fue-tildada-de-pervertida-pero-consiguio-convertirse-en-un-nid28092021/

Productor y Director de "Código Cine". Publica artículos, ensayos y reportajes de análisis y comentario fílmico en esta y otras publicaciones desde mediados de los años 90. También co-editor de "SOLARIS, Textos de cine", editorial fundada en Madrid que edita la Colección SOLARIS de libros, así como otras publicaciones de cine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El abismo del deseo
Close
Close