Buscar Menu

En realidad, todo comenzó con Annette. Este especial y, quizás también, las ganas —o la intuición de la responsabilidad— de empezar a pensar en serio el cine de Leos Carax. Y con él, pensarnos nosotros mismos. ¿Qué refleja este film musical sobre el maltrato y el asesinato, en el ámbito del amor, que ha llamado la atención de las audiencias contemporáneas? ¿Qué experiencia del cuerpo, de los cuerpos del siglo XXI, ha quedado capturada y merece ser tomada como punto de partida para pensar nuestro tiempo?

Sin embargo, Leos Carax ya había conquistado un espacio propio en la historia del cine con sus filmes anteriores, como Mala sangre (1986), Chico conoce chica (1984) o Holy Motors (2012), las insalvables inquietudes y las preocupaciones más profundas de este director, que transita a menudo por las coordenadas del amor fatal, o mejor, la fatalidad del amor, o el amor tóxico.

Con un estilo de trazas poéticas, a veces explosiones cromáticas o estéticas saturadas y fantasiosas, ha contado historias de personajes en los márgenes, cuando no en la oscuridad, la de París, normalmente, para los que el amor es el signo de un destino de tintes autodestructivos. Le han llamado hasta “cineasta maldito”, lo cual suele ser buena señal, y seguramente por haber filmado desde su propio estrago. Tras el estreno de Annette, que incluimos en nuestra propuesta de análisis, proponemos este ESPECIAL de mirada panorámica sobre la estela de los filmes de Leos Carax, en busca de sus lugares comunes, su visión del amor y del tiempo de vida, y sobre lo que se puede pensar de nosotros mismos a partir de sus películas.

Coordinación del especial: Ricardo Sánchez Ramos.

Especial 16/07/2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leos Carax
Close
Close